La Junta de Extremadura ha defendido la existencia de un periodo transitorio antes de la eliminación de los derechos en la reforma de la Política Agraria Común (PAC), una opción que establece un período de adaptación al nuevo sistema, de tal manera que no haya cambios bruscos en la percepción de ayudas de las explotaciones.

Así lo ha vuelto a manifestar el director general de Política Agraria Comunitaria, Javier Gonzalo, durante su intervención en la Asamblea de Extremadura, quien además ha recalcado que la posición de la Consejería pasa por “la definición de un buen sistema regional, el avance de la convergencia, la defensa de una actividad agraria contable, la aplicación del capping a partir de 60.000 euros, con limitación a 10.000 euros, teniendo en cuenta los costes sociales, la consideración de los agricultores a tiempo parcial a través de un régimen simplificado y la aplicación de un pago redistributivo que compensaría por las primeras hectáreas”, todos ellos elementos que van ligados a la defensa del modelo de la nueva PAC, para la que insiste en la necesidad de que haya un un periodo transitorio.

Por otro lado, Gonzalo ha informado de que desde la Junta se va a trabajar por la estabilidad de los ingresos de las explotaciones, para que no haya cambios bruscos, así como para asegurar los ingresos a los denominados cultivos sociales, por la importancia que tienen en la fijación del empleo, no sólo en la agricultura, sino en la industria más importante que tiene Extremadura, es decir en la industria agroalimentaria, la industria del tabaco, el arroz, el tomate para transformación, el olivar, el viñedo y la ganadería extensiva.

Respecto a la incorporación de jóvenes agricultores, Extremadura, teniendo el 10% de los agricultores aproximadamente, tiene el mayor importe de la Reserva Nacional en valor absoluto, por encima de otras comunidades que duplican o triplican en el número de agricultores. Es decir, la tasa de incorporación de los jóvenes en Extremadura es de las más altas del país, con más del 10,5 por ciento, situándose este porcentaje en más de dos puntos por encima de la media nacional.

En este sentido, los datos de la Reserva Nacional para jóvenes agricultores en Extremadura desvelan que desde el año 2018, entre las tres campañas que se han llevado a cabo, se han otorgado 10.6 millones de euros en derechos de pago básico a jóvenes en la región. Esto es debido, entre otras razones, al apoyo de la Junta, con una convocatoria record de importes con 30 millones de euros, con 1.450 solicitudes y con más de 800 jóvenes incorporados en una convocatoria.