El director general de Agricultura y Ganadería, Antonio Cabezas, ha indicado que hasta ahora el año en Extremadura se considera de «normal a seco» y ha aclarado que la situación en la región «afortunadamente no tiene nada que ver» con la sequía que viven otras comunidades autónomas, lo que ha justificado que no convoque la Mesa de la Sequía.

Cabezas ha comparecido este miércoles 19 ante la Comisión de Medio Ambiente y Rural de la Asamblea de Extremadura para responder a una pregunta del diputado del PP Francisco Ramírez sobre los motivos por los que la Junta no ha convocado todavía la Mesa de Seguimiento de la Sequía en la región.

Ramírez ha recordado que las organizaciones agrarias ya pidieron el pasado mes de abril la convocatoria de esta mesa y que alguna de ellas ya cifró entonces en 217 millones de euros las pérdidas en el campo extremeño si seguía sin llover.

El parlamentario popular ha acusado a la Junta de «no querer dialogar con el campo»

Igualmente, el diputado popular ha explicado que el Parlamento extremeño, en el pasado debate sobre el Estado de la Región, aprobó una propuesta de resolución del PP en el mismo sentido, que fue apoyada por la oposición en bloque.

El parlamentario popular ha acusado a la Junta de «no querer dialogar con el campo», a pesar de que las competencias en Agricultura son autonómicas y a diferencia de lo que ha sucedido en otras comunidades autónomas, como Castilla y León o La Rioja, donde se ha convocado la mesa regional y se han establecido ayudas directas a agricultores y ganaderos.

Antonio Cabezas, por su parte, ha aclarado que no todas las organizaciones agrarias extremeñas han pedido la convocatoria de la mesa de seguimiento de la sequía y que éste «no es un tema especial de Extremadura, sino que afecta a toda España».

Por ello, ha dicho que la Junta está en la mesa de la sequía nacional, ya que, a su juicio, ese es el enfoque que al problema se le debe dar desde la comunidad autónoma.

Cabezas ha destacado, además, que el Gobierno extremeño está «continuamente hablando con el sector y viendo los datos reales de la situación en Extremadura», que «afortunadamente», ha insistido, «nada tiene que ver con la cuenca del Júcar o del Segura, con Castilla y León, La Rioja y con ninguna de las comunidades autónomas que este año por primera vez han conocido lo que es una sequía auténtica».

El director general de Agricultura y Ganadería ha recalcado que aquí el año hídrico es de normal a seco y de hecho se ha registrado la mejor cosecha de cereales de los últimos cinco años, según ha puesto de relieve.

Con respecto a la ganadería, ha reconocido que «si bien es cierto que el mes de abril fue el único de todo el año que estuvo por debajo de los límites de precipitaciones, había una primavera excelente hasta finales de marzo y que se mantuvo después.

Antonio Cabezas ha destacado la apuesta de la Junta de Extremadura por los seguros agrarios, con ayudas para su contratación, lo que se traduce en el hecho de que el 60 por ciento de toda la contratación de seguros en pastos corresponde a la región.

Cabezas ha expuesto que de los 201 millones de indemnizaciones que va a pagar Agroseguro de la sequía, la helada y el pedrisco, Castilla y León se va a llevar más de 146 millones, mientras que en el caso de Extremadura esta cantidad se sitúa en los 900.000 euros, ya que la situación aquí, ha repetido, «no tiene nada que ver» con la de otras comunidades autónomas como ésta, Castilla La Mancha, Aragón, La Rioja o Cantabria, que viven «la peor sequía de los últimos 30 ó 40 años».