Honorato Meneses / Presidente de ASAJA-Palencia.

Los agricultores y ganaderos nos encontramos casi siempre en el centro de todas las grandes obras que se ejecutan en nuestro país, aunque la mayoría de ellas no se dirigen de forma específica a nuestro sector. Y lo estamos por una razón muy concreta, ocupamos el territorio que está fuera de los núcleos urbanos para desarrollar nuestra actividad y cumplir el compromiso que tenemos con la sociedad de producir alimentos de la máxima calidad, con los más altos niveles de seguridad alimentaria y a precios asequibles.

Sin embargo nunca estamos en el centro de la toma de decisiones y, mucho menos, nuestros intereses son tenidos en cuenta a la hora de proyectar cualquier actuación. No recuerdo una sola vez en que los intereses de agricultores y ganaderos hayan modificado o dejado sin efecto algún proyecto que nos perjudicara de forma importante. Siempre se apela al interés general para defender cualquier iniciativa, aunque en muchos casos lleve aparejado un despilfarro económico, difícilmente justificable, para el tipo de obra de la que se trata.

Un claro ejemplo lo tenemos ahora mismo en nuestra provincia. Estamos en pleno proceso de expropiación de terrenos para la construcción del AVE a Santander, obra que claramente tiene un componente político y de pago de favores al Sr. Revilla. Yo te doy si tú me das, podría ser el lema aplicado en este caso y tristemente en muchos otros. Y no es que desde ASAJA-PALENCIA estemos en contra de mejorar las infraestructuras y vías de comunicación, pero en este caso es muy probable que “el fin, no justifique los medios”.

Me refiero a que el ahorro de tiempo previsto de Madrid a Santander, en la previsión más optimista, se concretará en 30 o 40 minutos, y eso si todo el trayecto se realiza, pues hay más de una voz que cuestiona la viabilidad del proyecto en suelo cántabro. Tiempo al tiempo, veremos si la obra se realiza en tiempo y forma, si los costes de la misma se ajustan a lo presupuestado, y si la orografía puede ser salvada en campo, con la misma facilidad que lo hace en los papeles. De momento está claro que el único que tiene motivos de celebración es el presidente cántabro, Sr. Revilla, que puede hacerlo fumando un buen puro, saltándose a la torera las normas COVID -19, que para eso es presidente.

Ya sé que mi opinión no pasa de ser un mero desahogo, pero puestos a gastar dinero de forma generosa -como va a ser el caso- y después de lo vivido estos últimos meses, creo que es mucho más necesario, al menos para nuestra provincia, invertir en el sistema sanitario. Por ejemplo, un gran hospital en Palencia, moderno y con capacidad para poder dar respuesta a una crisis sanitaria como la que estamos viviendo en la actualidad y que nos permita mejorar la calidad de vida de todos los ciudadanos; seguro que en un gasto de este tipo estamos todos de acuerdo. Tal vez al presidente cántabro este tema le preocupa poco, pues él ya tiene ese gran hospital en su territorio, como es el de Valdecilla.

A nadie parece importarle que la línea del AVE parta por la mitad una zona de regadío recientemente modernizada, con un esfuerzo muy importante por parte de los propietarios de los terrenos; que se lleve por delante infraestructuras de riego, parcelas mejoradas con esfuerzo en muchos años, que atente contra la rentabilidad de muchas explotaciones, que obligue a agricultores a salir al mercado para adquirir en propiedad o en arrendamiento parcelas para compensar la superficie expropiada, o los innumerables perjuicios que se sufren al quedar divididas muchas explotaciones por una vía férrea.

En cualquier caso, y volviendo al inicio de este artículo, al agricultor-ganadero y al propietario de la parcela solo nos queda el recurso del pataleo y de tratar de salir lo mejor parado posible en este amargo trago -cuando de una expropiación se trata- aunque siempre perdemos. En ASAJA-PALENCIA para todos los perjudicados por la expropiación del AVE hemos puesto a su disposición el equipo de asesores y negociadores de nuestra organización hermana ASAJA-VALENCIA, para que puedan acabar todo este engorroso proceso en las mejores condiciones. Pues ya se sabe: como no
estés listo, te vacunan, y no contra el COVID19 precisamente.