Un consorcio europeo liderado por la Universidad Politécnica de Madrid (UPM) ha conseguido introducir en el mercado sistemas de riego fotovoltaico de alta potencia para aplicaciones agrícolas que son 100% renovables, consumen un 30% menos de agua y ahorran hasta un 80% el coste energético.

El consorcio, integrado por trece miembros de cinco países europeos, entre ellos empresas, universidades y cooperativas agrícolas, ha sido coordinado por el Instituto de Energía Solar de la UPM en el marco del proyecto europeo ‘Maslowaten’, explica la universidad madrileña en un comunicado.

El objetivo era extender la potencia de los sistemas de riego ecológico para satisfacer las necesidades de los regantes, resolviendo problemas como la intermitencia de la potencia fotovoltaica sin uso de baterías, además de la integración en el sistema de riego preexistente mediante diseños innovadores que permitan el máximo aprovechamiento de la luz solar.

Estas innovaciones, protegidas mediante tres patentes internacionales, se han aplicado a cinco demostradores a escala real instalados en España, Portugal, Italia y Marruecos, en instalaciones de los regantes y en condiciones reales de operación, añade la UPM.

La generalización de este tipo de sistemas en el sur de Europa permitiría «ahorrar 20.000 millones de metros cúbicos de agua para riego al año

Las soluciones implementadas «han tenido un gran impacto social», y los demostradores en España e Italia han revelado que los sistemas de riego solo fotovoltaicos han «satisfecho las necesidades con 100% de energía renovable».

Asimismo, los sistemas híbridos de Portugal y Marruecos han tenido 79% y 81% de penetración fotovoltaica, y la reducción del consumo de agua se situó entre el 25% y el 34%, según los resultados de la validación técnica.

Igualmente, la validación económica ha demostrado ahorros en el coste de electricidad entre el 61% y el 79% y una tasa interna de retorno entre el 11% y 16%.

Por otro lado, la validación medioambiental ha arrojado resultados en el periodo de retorno energético «de entre 1,9 y 5,2 años, mientras que el período de retorno del CO2 es de entre 1,8 y 9,3 años», continúa la nota.

Las patentes generadas en el proyecto se han licenciado a 22 pymes interesadas en diseñar e instalar este tipo de sistemas. «Son precisamente las pequeñas y medianas empresas las que llegan a los regantes, por eso se optó por este modelo de negocio para licenciar las patentes», indica el investigador de la UPM, Luis Narvarte.

La generalización de este tipo de sistemas en el sur de Europa permitiría «ahorrar 20.000 millones de metros cúbicos de agua para riego al año, 16 millones de toneladas anuales de emisiones de CO2 y la creación de más de 290.000 puestos de trabajo», según el investigador.

Recalca, además, que estas pymes instalaron sistemas de riego fotovoltaico de alta potencia por 73 megavatios solo en 2018, lo que «equivale a un volumen de negocio de 95 millones de euros».

(Fotos: UPM Fuente MASLOWATEN)