Extremadura ha perdido en los últimos 10 años producción de  más de 25.000 has de maíz, mas de 6.000 has de arroz, mas de 4.000 has de tomate y en periodos anteriores, casi la totalidad de las 1.500 has de espárragos y la totalidad de la producción de pepinillos, pimiento del piquillo y morrones. Por eso, desde la Unión de Extremadura se pide alternativas y apoyos para nuevos cultivos como el algodón y la remolacha.

La alternativa a la pérdida de producciones en estos cultivos, se han suplido aumentando las praderas de regadío y en los últimos años con un incremento desmesurado de las plantaciones de almendro y olivos de producción intensiva en los regadíos.

Si siguen al ritmo actual las nuevos cultivos de olivares y frutos secos en Extremadura, que se suman a los aumentos de estas producciones en el resto de España, se prevé en los próximos años un exceso de producción que lógicamente va a afectar a las cotizaciones de estos productos.

Instan a la Junta a «que acaben con estas vacaciones indefinidas que están disfrutando e impidan la sangría de desaparición de cultivos»

La Junta de Extremadura debería crear las condiciones para la implantación en la Región de nuevos cultivos, con salida al mercado y en las que tanto agricultores como las tierras de la región sean aptos para los mismos.

Uno de estos cultivos, podría y debería ser la remolacha, que ya estuvo implantada en la región y que se abandonó por falta de instalaciones industriales, la Junta de Extremadura debería agilizar los trámites para la instalación en la Región del proyecto de azucarera «que está paralizado y que podría suponer la puesta en producción de más de 25.000 has de este cultivo y generar más de 500 empleos fijos y más de 300.000 jornales».

El otro cultivo que se adapta a los suelos y el clima de la región es el cultivo del algodón. La Unión Europea tiene una línea específica de ayudas a este cultivo de 58,46 millones de €. En la actualidad se están sembrando 61.000 has de este cultivo en Andalucía y solo 27 has en Extremadura. La ayuda inicial para este cultivo es de 1.218 €/ha. «La Junta de Extremadura debería negociar que el reparto de las hectáreas de este cultivo se realice en base a cuestiones técnicas (disponibilidad de agua, tierras y clima) y no a cuestiones políticas donde el Ministerio de Agricultura de manera reiterativa hace este reparto tan injusto, lamenta la orgtanización.

Por ello, la Unión Extremadura insta a la Junta de Extremadura y a la titular de la Consejería de Medio Ambiente «a que acaben con estas vacaciones indefinidas que están disfrutando desde que fueron elegidas para el cargo y a que desarrollen las políticas que impidan que siga la sangría de desaparición de cultivos en la Región y que se estudien las condiciones necesarias para la implantación de estos cultivos que aparte de los beneficios que acarrearían a los productores por el aumento de la diversidad, atraerían aparejados importantes inversiones de transformación de los mismos en la Región».