APAG Extremadura ASAJA exige más dureza a la Consejería de Medio Ambiente y Rural, Políticas Agrarias y Territorio para erradicar por completo la tuberculosis bovina, ya que sigue suponiendo un grave perjuicio para la cabaña ganadera extremeña.

Para esta organización agraria los datos proporcionados por la Consejería acerca de la prevalencia de la tuberculosis bovina «son insuficientes y están estancados, por lo que exige medidas drásticas para poner punto y final a esta lacra».

Decálogo de propuestas y soluciones para el avance descontrolado de especies cinegéticas en la región

Así lo ha manifestado este viernes 31 en rueda de prensa el presidente de APAG Extremadura ASAJA , Juan Metidieri, quien ha subrayado que la diferencia entre el 5,15% registrado en el último trimestre de 2016 y el 5,02% de prevalencia acumulada de casos detectados de tuberculosis bovina en el primer trimestre de este año es insignificante.

“Sin duda, el drama que se está viviendo en muchas explotaciones ganaderas extremeñas es preocupante. Esta lacra está haciendo verdaderos estragos, tanto en ganado vacuno como en caprino, siendo en éste ultimo en el que se ha registrado un notable repunte de la enfermedad en los últimos meses ”, ha apostillado al respecto.

Ante esta circunstancia, el dirigente agrario ha destacado como posibles soluciones para erradicar esta enfermedad destinar unas indemnizaciones dignas por las bajas,  autorizar la salida de terneros y animales con resultados negativos a cualquier destino, pertenecientes a explotaciones en las que se haya detectado la enfermedad, así como tomar medidas urgentes para controlar la fauna cinegética, que contribuyan a disminuir la población de estos animales.

Sobre este punto, ha advertido del peligro que supone el avance descontrolado de especies cinegéticas en la región, siendo las excesivamente protegidas las más perjudicadas, por lo que ha instado al Gobierno autonómico la aplicación de medidas más eficaces especialmente en estas zonas.

Asimismo, APAG Extremadura ASAJA propone otras soluciones para combatir la tuberculosis bovina, como dar derecho al ganadero a un contraanálisis, abrir líneas de ayuda para seguir con la investigación de esta enfermedad, además de flexibilizar los protocolos de actuación contra esta enfermedad para evitar, en concreto, el sacrificio y la inmovilización de las reses por falsos positivos.