En plenas vacaciones de verano, con el objetivo de tapar los resultados, el Centro Común de Investigación (JRC) de la Comisión Europea ha publicado un esperado informe sobre el impacto de cuatro objetivos seleccionados de las estrategias “Biodiversidad” y “Del campo a la mesa” en el que se pone en tela de juicio la esencia de su política verde y resalta los errores y daños que conllevará su Pacto Verde.

Pocas veces un informe ha sido tan cuidadoso para evitar decir lo que tiene que decir: Sean cuales sean los escenarios considerados, el efecto de estas estrategias será una reducción sin precedentes de la capacidad de producción de la UE y de los ingresos de sus agricultores. De hecho, se revela que la mayor parte de la reducción de las emisiones agrícolas lograda con estas estrategias se verá borrada por una fuga de sostenibilidad hacia terceros países resultante de esta pérdida de producción!

Desde hace más de un año, todas las partes interesadas que representan al sector agrícola en Bruselas han pedido una evaluación de impacto de la estrategia “Del campo a la mesa” . La comunidad agrícola, consciente de los retos y de las transiciones necesarias, estaba deseosa de debatir el tema sobre una base sólida.

Sin embargo, ante el silencio de la Comisión y la falta de elaboración de un estudio, el tema se ha convertido en una cuestión política en sí misma. Por ello, el Copa y la Cogeca se sorprendieron al ver que la semana pasada, en pleno verano, mientras la mayoría de las partes interesadas de la UE están de vacaciones anuales, se publicaba un “informe técnico” que abordaba el tema, sin ningún anuncio y con una comunicación mínima.

“No lo llamen evaluación de impacto”, dicen los autores, subrayando que este documento editado en plenas vacaciones no es una evaluación exhaustiva, ya que algunos objetivos no se han tenido en cuenta o sólo parcialmente, y el modelo utilizado tiene ciertas limitaciones para evaluar los complejos efectos de los objetivos tratados. Sin embargo, las conclusiones presentadas en este informe van en la misma dirección que las de la mayoría de los estudios ya realizados sobre el tema .

MÁS DE LA MITAD DE LA REDUCCIÓN DE GASES DE EFECTO INVERNADERO PREVISTA SE SUSTITUYE POR UN AUMENTO EQUIVALENTE DE LAS EMISIONES EN TERCEROS PAÍSES

Teniendo en cuenta su contenido, el Copa y la Cogeca acogen con satisfacción este informe y coinciden con los autores en que “las lecciones aprendidas en este informe son importantes desde el punto de vista de las políticas”.

• Cualquiera que sea el escenario considerado, todos los sectores muestran descensos en la producción de entre el 5% y el 15%, siendo los sectores ganaderos los más afectados.
• Los cambios en la producción conducirían a una disminución de las posiciones netas de exportación de cereales, carne de cerdo y aves de corral, y a un empeoramiento del déficit comercial de la UE en el caso de las semillas oleaginosas, las frutas y hortalizas y la carne de vacuno, ovino y caprino.
• Mientras tanto, sea cual sea el escenario, los precios de producción muestran un aumento neto de alrededor del 10%, con un impacto negativo para la mayoría de los ingresos de los agricultores.

Sin embargo, tras critia que se haga público en plenas vacaciones,resaltan que el punto más importante del informe, desde la perspectiva del Copa y la Cogeca, es el relativo a los efectos esperados de esta estrategia: el informe muestra que las estrategias “De la granja a la mesa” y “Biodiversidad”, unidas a la nueva PAC, podrían contribuir a una reducción del 28,4% de las emisiones de gases de efecto invernadero del sector agrícola para 2030.

Algunas ONG medioambientales dicen que estas estrategias darán los resultados esperados . Sin embargo, este es un razonamiento a medias; una de las principales conclusiones del informe es que más de la mitad de la reducción de GEI prevista en todos los escenarios se sustituye por un aumento equivalente de las emisiones de GEI en terceros países.

En respuesta al informe, Pekka Pesonen, Secretario General del Copa-Cogeca, declaró: “Este informe, incluso con todas las precauciones que hay que tener en cuenta en cuanto a su metodología y alcance, confirma muchos de nuestros análisis. Esta nueva PAC llevará a los agricultores a realizar las transiciones necesarias para aumentar su sostenibilidad, pero en ningún caso se trata de un “statu quo” como les gusta repetir a algunas ONG de Bruselas. Sin embargo, estrategias como la de “De la granja al consumidor” o la de “Biodiversidad” crearán una brecha cada vez mayor en las prácticas y la competitividad con nuestros competidores internacionales. Si no queremos organizar la deslocalización de parte de nuestra agricultura a terceros países, la Unión Europea debe ser tan ambiciosa en su política comercial como lo es con sus estrategias internas. Hoy en día, esto simplemente no es así. Esta gran discrepancia será insoportable para nuestros agricultores y cooperativas a largo plazo”.

Para el Copa y la Cogeca, las conclusiones de este estudio hecho publico en plenas vacaciones deben alertar a las partes interesadas más allá de la comunidad agrícola y crear un debate público, ya que estas políticas son tan consecuentes con nuestra autonomía estratégica, los precios al consumidor o la deslocalización de nuestra agricultura. Los autores del informe piden que se sigan analizando los objetivos y los modelos, el Copa y la Cogeca apoyan esta petición y esperan leer y comentar las conclusiones de este informe clave en los próximos meses.