La Comisión Europea (CE) ha propuesto utilizar el Fondo Europeo Agrícola de Desarrollo Rural (FEADER) para permitir que los Estados miembros paguen una suma global única a los agricultores y las empresas agroalimentarias afectados por aumentos significativos en los costes de los insumos. Con esta medida, cada agricultor y ganadero podrá recibir hasta 15.000 euros, mientras que a las pymes se les asignará un máximo de 100.000 euros

Una vez que los colegisladores de la Unión Europea (Eurocámara y Estados miembros) adopten la iniciativa, los países podrán utilizar fondos disponibles de hasta el 5% de su presupuesto FEADER para los años 2021 y 2022 para el apoyo directo a la renta de los agricultores y las pymes activas en la transformación, la comercialización o el desarrollo de productos agrícolas.

Ello representa un presupuesto potencial de 1.400 millones de euros en todo el club comunitario, precisó la CE en un comunicado.

SE PAGARÍA ANTES DE OCTUBRE DE 2023 Y SERVIRÁ PARA ABORDAR LAS PERTUBACIONES DEL MERCADO

Los Estados miembros están obligados a dar el apoyo a los beneficiarios «más afectados por la crisis actual y que se dedican a la economía circular, gestión de nutrientes, uso eficiente de los recursos o métodos de producción respetuosos con el medio ambiente y el clima», indicó la Comisión.

«Los pagos, permitirá a cada agricultor y ganadero recibir hasta 15.000 euros, mientras que a las pymes se les asignará un máximo de 100.000 euros, deberán efectuarse antes del 15 de octubre de 2023. Para hacer uso de esta posibilidad excepcional, los Estados miembros deberán presentar una modificación de sus programas de desarrollo rural que introduzcan esta nueva medida», detalló la institución de la UE.

Bruselas aseguró que los incrementos de los precios, en particular, los de la energía, los fertilizantes y los piensos, están «alterando el sector agrícola y las comunidades rurales, lo que genera problemas de liquidez y de flujo de efectivo para los agricultores y las pequeñas empresas rurales activas en el procesamiento, la comercialización o el desarrollo de productos agrícolas».

El Ejecutivo comunitario afirmó que el apoyo «abordará las perturbaciones del mercado y, por lo tanto, contribuirá a la seguridad alimentaria mundial».

«Con esta medida, la última en una serie de iniciativas desplegadas bajo la PAC, apoyamos a los agricultores y ganaderos para que puedan seguir produciendo la comida que el mundo necesita, cuidar sus tierras y mantener a sus familias», declaró el comisario europeo de Agricultura, Janusz Wojciechowski.

Añadió que los agricultores y ganaderos, con el apoyo de la PAC, «siguen demostrando incansablemente su valía produciendo alimentos en circunstancias difíciles».

«Después de la pandemia de Covid-19, ahora se ven fuertemente afectados por las consecuencias de la invasión rusa de Ucrania. Para algunos, la supervivencia está en juego», aseveró.