Los Veintisiete y la Comisión Europea confían en que se puede alcanzar un acuerdo para cerrar antes de final de mes la PAC, porque sólo quedan por pactar cuestiones «muy específicas» y no hay grandes diferencias.

«Hoy todos los Estados miembro salieron convencidos de que hay condiciones para concluir la reforma este semestre», ha señalado en rueda de prensa la ministra de Agricultura portuguesa, Maria do Céu Antunes, tras la reunión informal que mantuvieron en Lisboa los titulares de esa cartera de los Veintisiete.

Por parte de Bruselas, el comisario europeo de Agricultura, Janusz Wojciechowski, también ha confirmado que «hay una buena base para un compromiso» y ya piensan en avanzar a la siguiente fase en verano.

«Estamos preparándonos para finalizar nuestras negociaciones antes de que acabe la presidencia portuguesa (30 de junio) y en julio empezar nuestro trabajo con los Estados miembro sobre los planes estratégicos», ha señalado.

La reforma de la PAC, que entraría en vigor en enero de 2023, será abordada los días 24 y 25 en las negociaciones entre el Parlamento, el Consejo (de los países UE) y la Comisión y podría quedar cerrada en el consejo de ministros de Agricultura que se celebrará en Luxemburgo el 28 y 29 de junio, tras tres años de negociaciones.

«Los próximos 15 días serán particularmente intensos desde el punto de vista del trabajo», ha adelantado Antunes, que reitera su convicción de para aprobar antes de final de mes la PAC.

CUESTIONES «ESPECÍFICAS»

La ministra portuguesa, que asegura tener «optimismo moderado», ha afirmado que quedan «muy pocos puntos en abierto» sobre la reforma y que se refieren a «cuestiones muy específicas» relacionadas con las políticas medioambientales y climáticas.

Entre los puntos en abierto está la retribución de los ecoesquemas -para incentivar las prácticas con mejor impacto medioambiental-, ya que el Consejo preveía destinar un 20 % y el Parlamento Europeo un 30%, aunque ya se ha hablado de una propuesta intermedia, del 25 % con un período transitorio de dos años.

«Estamos concluyendo esa cuestión y hay algunas flexibilidades que todavía están siendo discutidas», ha dicho la ministra.

También quedan por cerrar asuntos como el factor de ponderación que afecta a las zonas condicionantes naturales, la condicionalidad social -excluir de las ayudas a quien no respete los derechos laborales- o la convergencia interna, así como la «alineación» con el Pacto Verde.

Ese pacto «solo será legislado el próximo semestre y no tenemos condiciones todavía para hacer su inclusión en la PAC», ha matizado.

Aun así, las diferencias sobre estos asuntos «no son muy grandes», aseguró el comisario, que insistió: «Estamos muy cerca del compromiso final».

«Necesitamos dar una importante señal a la opinión pública de que la PAC debe proteger más a los pequeños y medianos agricultores», ha señalado Wojciechowski, que considera que la reforma ofrece buenas propuestas tanto a la agricultura extensiva como la intensiva.

ESPAÑA PIDE VOLUNTAD POLÍTICA

Entre los Estados miembro hay llamadas a la voluntad política y a reconocer el esfuerzo en las negociaciones.

«Estamos muy cerca de llegar a un acuerdo, pero hace falta voluntad política y que el Parlamento y la Comisión comprendan el esfuerzo que estamos haciendo los ministros», ha asegurado el ministro español de Agricultura, Pesca y Alimentación, Luis Planas, en declaraciones a periodistas tras la reunión, reiterando su convicción de para aprobarla antes de final de mes la PAC

Planas ha insistido en que las propuestas actuales están ya «por encima del 40 % de la ambición ambiental» que tenían los jefes de Estado y de Gobierno de julio de 2020 y también de lo que proponía la Comisión.

Sobre la condicionalidad social, ha explicado que «no es un elemento nuevo» porque en España ya se aplica ese mecanismo, pero ha subrayado que están «todos de acuerdo en que toda legislación laboral de seguridad social y de seguridad en el trabajo tiene que cumplirse de forma estricta en este sector como en los demás».

Tras el encuentro de los ministros de Agricultura, Lisboa acoge también este martes una reunión informal de los titulares de Pesca, en la que se abordan asuntos como el futuro de la política pesquera común y la estrategia para una economía azul sostenible.

(Texto: Paula Fernández / Efeagro)