La Comisión Europea (CE) consideró este viernes 24 que Estados Unidos se ha quedado sin argumentos y exige que retire los nuevos aranceles que impone en el marco del caso Airbus, tras modificar la empresa aeronáutica europea con España y Francia sus créditos reembolsables para el programa del avión A350.

«Esto significa que la Unión Europea (UE) y los Estados miembros concernidos -Francia, España y Alemania- cumplen completamente las sentencias de la Organización Mundial del Comercio (OMC) en el caso Airbus», indicó en un comunicado el Ejecutivo comunitario.

«Esto elimina cualquier base para que Estados Unidos mantenga sus contramedidas a exportaciones de la UE y crea un argumento sólido para un acuerdo rápido en la duradera disputa», agregó.

La OMC había fallado a favor de Estados Unidos en este contencioso con la UE por los créditos de los Estados europeos a Airbus y le autorizó a imponer aranceles que pueden ir hasta los 7.500 millones de euros, que Washington ha empezado a aplicar a una serie de productos como el aceite de oliva, la aceituna de mesa, el vino, los licores, la carne de porcino o los quesos.

ADVIERTEN DE QUE Si NO LLEGAN A UN ACUERDO CON EE.UU., LA UE ESTARÁ «DISPUESTA A VALERSE DE SU PROPIO DERECHO DE APLICAR SANCIONES»

«Insistimos en que EE.UU. retire los nuevos aranceles injustificados inmediatamente», enfatizó el comisario europeo de Comercio, Phil Hogan, quien recordó que la UE ha hecho propuestas específicas para negociar un resultado sobre las largas disputas de aviación civil transatlánticas, así como sobre futuras disciplinas para subsidios en ese sector.

En todo caso, Hogan advirtió de que, si no llegan a un acuerdo con EE.UU., la UE estará «dispuesta a valerse completamente de su propio derecho de aplicar sanciones».

Esto se refiere a que la OMC deberá emitir «en las próximas semanas» otra sentencia sobre la denuncia de la UE contra los subsidios estadounidenses ilegales a su gigante aeronáutico Boeing, que comunicará a los europeos la cuantía de los aranceles que puede imponer a productos de EE-UU. como medida compensatoria.

La UE ya realizó una consulta pública en abril de 2019 sobre una lista de productos estadounidenses susceptibles de ser sometidos a esas sanciones, pero Bruselas ha insistido en que prefiere llegar a un acuerdo con Washington para evitar los aranceles por ambas partes.