En Europa la leche de vaca lleva una línea ascendente desde hace diez meses, alcanzando un precio medio de 38 euros/100 litros. Estos aumentos se cuantifican en un incremento del 8,3% en los últimos doce meses.

Por países, se puede destacar a Irlanda que lidera el precio más alto, alcanzando los 43,12 euros/100 litros, con un aumento en los últimos doce meses del 10,1% del precio. El mayor aumento en el precio en el último año, corresponde a los Países Bajos, con un 15,2 %, hasta situarse en 39,50 euros/100 litros según recoge Asaja Palencia.

En España, donde necesitamos importar leche, pues somos deficitarios, el precio medio se sitúa en 33,2 euros/100 litros y el aumento interanual es de sólo el 1,46%, siendo precio y subida los menores de los principales países productores de la Unión Europea.

Esta situación se debe a la actuación de las Industrias y Cadenas de Distribución, que ahogan al ganadero, ante el pasotismo de las administraciones, incapaces de aplicar la Ley de la Cadena Alimentaria.

UNIONS AGRARIAS RECLAMARÁ UN INCREMENTO DE 5 Y 7 CÉNTIMOS EL LITRO A LACTALIS Y LARSA

Ante esta situación, el responsable del sector lácteo de Unións Agrarias, Óscar Pose, ha avanzado que representantes del sindicato se reunirán esta semana con responsables de Lactalis y Larsa, las dos empresas de mayor peso en el sector lácteo gallego, para reclamar una «subida importante» del precio de la leche en origen.

Después de las movilizaciones de los últimos días, Pose ha dicho a Efe este miércoles que esa reunión será para “transmitirles una vez más cuál es la situación” del sector productor en Galicia como consecuencia de la subida de los costes de producción, que está obligando a las explotaciones a vender la leche que producen sus vacas a pérdidas.

Recordó que el coste de producción de un litro de leche está en estos momentos entre “38 y 40 céntimos de euro por litro”, cuando el precio medio que perciben los ganaderos “se mueve en el entorno de los 33”.

Por ello, precisó “el precio tiene que experimentar un incremento importante”, para “situarse en el entorno de los 40 céntimos”, de modo que a los ganaderos gallegos les resulte rentable mantener la producción de sus granjas.

Pose espera que ambas industrias sean sensibles a la situación de los productores, porque “la subida de un céntimo que ofrecieron es irrisoria” en el momento actual.

En cuanto a las protestas, recordó que ayer el sindicato hizo un llamamiento al “boicot” de las marcas de esas empresas “en la distribución”.