España cuenta en la actualidad con 1.009 explotaciones agrarias en régimen de titularidad compartida, una figura que permite que la administración, representación y responsabilidad de la finca recaiga por igual en hombres y mujeres y así visibilizar el papel de estas últimas en las tareas del campo.

Según el Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación (MAPA), el Registro de Explotaciones agrarias de Titularidad Compartida (Reticom) su número ha aumentado en 41 en mayo respecto a abril; la primera que se registró en España fue en 2011.

Castilla y León, con 445, es la primera comunidad en cuanto a registros de fincas rurales en régimen de titularidad compartida, y León es la provincia española con mayor número (161).

Le siguen Castilla-La Mancha (232), Extremadura (91), La Rioja (47), País Vasco (40), Andalucía (35), Galicia (32), Aragón (25), Navarra (19), Comunidad Valenciana (17), Asturias (10), Cataluña (6), Canarias (5), Cantabria (4) y Murcia (1).

Solo la Comunidad de Madrid e Islas Baleares no tienen registradas por ahora ninguna explotación en régimen de titularidad compartida.

Tras León, las provincias con más explotaciones en la que la titularidad se reparte entre una mujer y un hombre son Ciudad Real (66), Salamanca y Cuenca (ambas con 57), Badajoz y Burgos (ambas con 54) y Toledo (52).

El pasado 10 de mayo, el MAPA publicó en el Boletín Oficial del Estado (BOE) el extracto de la convocatoria de ayudas a las explotaciones agrarias de titularidad compartida para el ejercicio 2022, que cuentan con un presupuesto de 1,5 millones de euros.

Estas ayudas, de concesión directa y no sujetas a concurrencia competitiva de los solicitantes, cuentan con una cuantía máxima por explotación de 1.500 euros y su plazo de solicitud finaliza el próximo 31 de mayo.