AMFAR está colaborando activamente en el II Plan de Difusión sobre la Unión Europea en el ámbito rural, una propuesta dentro de la iniciativa ‘Hablamos de Europa’ puesta en marcha por la Secretaria de Estado para la Unión Europea del Ministerio de Asuntos Exteriores y de Cooperación, y en la que la presidenta de la Federación de Mujeres y Familias del Ámbito Rural, Lola Merino, considera que «la mujer rural debe ser una correa de transmisión para llegar a toda la sociedad rural».

Esta campaña pretende reflexionar y concienciar sobre lo que ha supuesto para los españoles y para las mujeres rurales, en particular, la incorporación de España en la Unión Europea desde el 1 de enero de 1986 y poner el acento en tres temas prioritarios en el ámbito de la Unión Europea de los 28 países miembro como son: la integración, el crecimiento y el empleo, y la seguridad. Y para ello, apuesta por la mujer para lograr que sea esa correa de transmisión necesaria dentro del mundo rural.

P.- Siempre se critica que la Unión Europea no ha sabido hacer llegar a los ciudadanos su labor. ¿Esta situación se acentúa en el mundo rural? ¿Hay una cierta incomprensión de lo que representa para el mundo rural el papel de la UE?

R.- Es cierto que la repercusión que la Unión Europea ha tenido en la sociedad española llega con cierta dificultad, y en especial a nuestras zonas rurales. Revertir esta situación es uno de los principales retos que en AMFAR nos planteamos a través del II Plan de Difusión sobre la Unión Europea en el ámbito rural.

Nuestra intención es fortalecer el concepto de ciudadanía europea en nuestros pueblos y trabajar por conseguir un mayor acercamiento de los ciudadanos al proceso de integración europeo, favoreciendo su implicación y participación en él.

Desde AMFAR vamos a aprovechar todas las herramientas que tenemos a nuestro alcance: redes sociales, web, medios de comunicación, charlas, jornadas, etc. para que la sociedad rural comprenda lo positivo que ha sido para España entrar a formar parte de la Unión Europea desde enero de 1986.

P.- AMFAR ha decidido liderar parte de esta campaña. ¿Cuáles son las claves para hacer llegar el mensaje deseado en un mundo rural a veces tan cerrado a la realidad de lo que pasa en el mundo?

R.- Con el II Plan de Difusión sobre la Unión Europea en el Ámbito Rural que AMFAR ha puesto en marcha, en colaboración con el Ministerio de Asuntos Exteriores y Cooperación, incidiremos muy especialmente en las consecuencias positivas que hemos tenido en políticas de igualdad, en políticas agrarias y de desarrollo rural.

Reflexionar sobre estos temas es clave para que la sociedad rural comprenda la realidad de nuestro contexto europeo. La Política Agraria Común (PAC) ha sido el marco de regulación de un sector clave en la economía rural, española y europea, como es nuestro sector agrario y agroalimentario.

España es el segundo país en superficie agrícola de la UE, el tercero en producción final agraria y en fondos que recibe de la PAC. Sólo en el marco presupuestario, España recibirá desde que se incorporó a la UE y hasta el 2020, casi 200.000 millones de euros en concepto de PAC, lo que evidencia la importante inyección económica que implica para los profesionales agrarios formar parte de la UE.

Para llevar a cabo este trabajo de difusión, AMFAR desarrollará encuentros y charlas informativas, editará folletos, cartelería y divulgación online a través de la página web de AMFAR (www.mujerrural.com) y de las redes sociales Facebook y Twitter.

P.- ¿Qué papel debe jugar la mujer rural en esta campaña para explicar el papel real que realiza la UE en el mundo rural?

R.- Las mujeres son una pieza clave en la sociedad rural, son vitales para la supervivencia de nuestros pueblos y para el futuro de nuestros territorios. Ellas han de convertirse en correa de transmisión de toda la información que queremos hacer llegar a la sociedad rural sobre la participación de España en Europa.

Además, en AMFAR contamos con implantación en todo el territorio nacional, lo que facilitará enormemente este trabajo de difusión que a priori se nos plantea como un reto.

P.- ¿Cuáles son los retos, más allá de la campaña en sí, que tiene el mundo rural para poder identificarse con la realidad europea?

R.- La igualdad de oportunidades entre mujeres y hombres es un principio transversal en el ámbito de la Unión Europea. A lo largo de su trayectoria se han adoptado directivas y medidas concretas con el ánimo de aumentar la participación de las mujeres en el mercado laboral y promocionar su independencia económica, así como para reducir las disparidades retributivas, ingresos y pensiones entre sexos o promocionar un mejor equilibrio en los puestos de liderazgo.

Además, otros de los grandes objetivos de la UE es el de combatir la violencia sexista y proteger y apoyar a las víctimas de violencia y malos tratos; especialmente en el medio rural español, donde las cifras son escalofriantes ya que aproximadamente el 60% de las víctimas mortales de este 2017 residían en el ámbito rural.

P.- ¿En qué cree que ha fallado la UE a la hora de llegar al mundo rural y en qué ha acertado más?

R.- Hablar de aciertos y errores de la gestión europea en esta materia resulta complicado teniendo en cuenta lo diverso que es el territorio rural español. Los años de crisis, el desempleo y la creciente inmigración hacen que la ciudadanía se sienta también vulnerable con respecto al modelo social europeo.

Por este motivo, AMFAR va a incidir en tres temas prioritarios en el ámbito de la Unión Europea de los 28 países miembro como son: la integración, el crecimiento y el empleo, y la seguridad.

De este modo, abordaremos el impulso de una nueva política europea en materia de integración económica para aprovechar las ventajas de un territorio mayor; el crecimiento y el empleo para inyectar más capital y avanzar en el mercado único; y por último, profundizará en el tema de la seguridad, para mantener la paz, fomentar la cooperación internacional, y consolidar la democracia, los derechos humanos y las libertades fundamentales.