La consejera de Agricultura, Ganadería, Pesca y Desarrollo Sostenible de Andalucía, Carmen Crespo, ha sostenido que una de sus prioridades para 2021 «será defender con todas mis fuerzas el modelo agrario andaluz en la nueva PAC» y que «no vamos a esperar a que, en el último minuto, cuando se defina la PAC en España, nos quieran contentar con pequeñas contraprestaciones». Asimismo, ha sido tajante: «No creemos en una uniformidad que nos iguale a todos, porque no todos somos iguales en el agro»,

En una entrevista a Europa Press, Crespo ha asegurado que desde la Junta se trabaja de la mano del sector y teniendo como base la declaración institucional rubricada en septiembre, para que los agricultores y ganaderos andaluces no sufran mermas en los fondos comunitarios que ya reciben, lo que sería un «fuerte varapalo después de tanto esfuerzo y sacrificio durante la pandemia».

«NO CREEMOS EN UNA UNIFORMIDAD QUE NOS IGUALE A TODOS, PORQUE NO TODOS SOMOS IGUALES EN EL AGRO»

«Andalucía no es una tierra de compensaciones, sino de estructura de la PAC, y por lo tanto no vamos a esperar a que, en el último minuto y cuando se defina la PAC en España, nos quieran contentar con pequeñas contraprestaciones», ha aseverado, antes de remarcar que la Política Agraria Común «existe por tierras como Andalucía, Extremadura o Castilla y León, donde la PAC es una política de territorio y de estructura que es de vital importancia para el futuro de la comunidad».

La consejera ha incidido en que la propia Unión Europea «no impone cambios bruscos ni giros de 180 grados en la PAC» y ha apostado por darle tiempo a los agricultores «para poder emprender cambios paulatinos que les permitan seguir avanzando en innovación, sostenibilidad y competitividad».

«Lo que funciona no se cambia y por eso no es comprensible querer cambiar de golpe y porrazo una PAC que ha servido durante todo este tiempo para crear empleo, generar riqueza y fijar la población en el medio rural.», ha recalcado.

En este sentido, Crespo ha insistido en que el establecimiento de una tasa plana sería «muy perjudicial e injusto» con un sector agrario andaluz «que ha realizado grandes esfuerzos para avanzar en sostenibilidad social y medioambiental» y que congrega a una agricultura «muy diversificada».

A este respecto, ha puesto el acento en la necesidad de conservar el máximo de regiones productivas -Andalucía tiene seis propias-. «No creemos en una uniformidad que nos iguale a todos, porque no todos somos iguales en el agro», ha apostillado.

Otro tema de debate en la nueva PAC es la definición del concepto de agricultor genuino. Para la consejera, en Andalucía es vital el reconocimiento del agricultor pluriactivo «que trabaja la tierra y genera actividad en los municipios rurales evitando el despoblamiento».

«Apostamos por el agricultor pluriactivo -ha añadido- sin medir los ingresos de su renta y porque, como agricultor, tiene que ser beneficiario de la PAC».