“Un sinsentido”; “Es absurdo”; “Incomprensible”. Son algunos de los calificativos que los ganaderos están expresando tras conocer la última jugada del Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación en relación al programa de compra de leche para ayudar a personas necesitadas. Según ha podido saber la Unión de Pequeños Agricultores y Ganaderos (UPA), España está comprando esa leche fuera de nuestras fronteras, concretamente, en Portugal para destinarla a esas personas desfavoecidas en plena crisis de precios y de amenazas en los contratos lácteos, como viene denunciando el sector en las últimas semanas.

UPA ha mostrado su total compromiso con las iniciativas de ayuda a personas necesitadas, pero ha asegurado “no entender” por qué no aprovechar esos fondos y apoyar a su vez a los ganaderos lácteos, que atraviesan desde hace años una grave crisis.

PARA UPA, TODA LA APUESTA POR EL SECTOR SE QUEDA EN “AGUA DE BORRAJAS”, CON “METEDURAS DE PATA COMO ESTA”

“Es ilógico”, asegura UPA, que el Gobierno central esté invirtiendo fondos en acciones publicitarias de promoción de los alimentos de España –en alusión a la campaña ‘El arte de saber hacer’–, y por detrás acuda a productos de origen foráneo para destinarlos a un programa solidario como este

Los esfuerzos del sector lácteo para poner en valor el origen nacional de la leche, los cambios en la normativa de etiquetado, los convenios alcanzados entre la interprofesional INLAC y el propio ministerio quedan, según UPA, en “agua de borrajas”, con “meteduras de pata como esta”.

Por todo ello, UPA ha pedido formalmente al Ministerio de Agricultura que rectifique, y prime el origen España de los alimentos que se destinen a ayudar a las personas más desfavorecidas. En su opinión, este cambio de actitud ante un sinsentido como este, «será la mejor manera de alcanzar una verdadera solidaridad circular, que ayude a los destinatarios y a los productores al mismo tiempo».