La organización agraria APAG Extremadura Asaja ha calificado de «insuficiente» la nueva orden del Plan Preifex que posibilita la quema controlada de rastrojos en secano en la época de peligro alto de incendios, pues «no se incluyen ciertas zonas muy castigadas por plagas y enfermedades».

En un comunicado, ha valorado el paso hacia adelante que ha dado la Consejería de Medio Ambiente y Rural, Políticas Agrarias y Territorio para dar luz verde a la quema controlada de rastrojos en secano, a partir del 11 de septiembre, «en la mayoría de municipios afectados por problemas fitosanitarios».

para apag extremadura asaja, esta orden deja «un sabor agridulce», pues «no resuelve en su totalidad los problemas fitosanitarios

Así, ha lamentado que no se incluya a «todos los municipios que se encuentran afectados por el mosquito de trigo y el gusano de alambre», debido a que «no aparecen recogidos en la relación de localidades afectadas por el informe de sanidad vegetal».

Según APAG Extremadura Asaja, en dicha orden no aparecen recogidos municipios de varias zonas dedicadas al cereal de secano, como la de Badajoz centro, La Serena, Tentudía, Vegas Altas, al igual que varios términos de la Campiña Sur.

APAG QUEMA RASTROJOS EXTREMADURA 2Para la organización, esta orden deja «un sabor agridulce», pues «no resuelve en su totalidad los problemas fitosanitarios que están asolando a cientos de explotaciones cerealistas de secano», lo que repercute «negativamente» en la economía de muchas familias extremeñas.

Por ello, ha pedido a la Consejería que reconsidere esta orden para que la quema controlada de rastrojos pueda efectuarse en todos los términos municipales de Extremadura que se vean afectados por problemas fitosanitarios «a fin de atajar de raíz esta lacra que tantas pérdidas está ocasionando para los agricultores».

De esta manera, ha apuntado, se proporcionaría «tranquilidad y seguridad» a los profesionales del campo dedicados al cereal de secano a la hora de la siembra en próximas campañas.

Por último, APAG Extremadura Asaja ha subrayado que seguirá dedicando todos sus esfuerzos para que «ningún agricultor vea mermada su cosecha por culpa de problemas fitosanitarios que tienen fácil solución», a través de una medida «tan eficaz y sostenible» como es la quema controlada de rastrojeras de secano.