La Tuta absoluta, también conocida como la polilla del tomate, fue una recién llegada a España en el año 2006 y lo hizo portando genes de resistencia, además de protagonizar una expansión implacable. Conocer más en profundidad a esta plaga y los daños que produce sobre el tomate fue uno de los objetivos del Encuentro Internacional Phytoma celebrado los días 11 y 12 de diciembre en Águilas, Murcia.

Integrar todas las herramientas disponibles para el control de la Tuta absoluta es fundamental, siendo el control biológico una de las herramientas principales para hacerle frente.

Durante las últimas décadas, tal y como se informó en el Encuentro, la gestión integrada de plagas llevada a cabo desde España retrasó la aparición de resistencias, frente a otros países de Europa.

Sin embargo, a partir de 2017, la situación en nuestro país empeoró con poblaciones con alta resistencia a algunos de los insecticidas más importantes usados para su control, siendo Murcia, Almería y Canarias las zonas más afectadas. A ello se suma un contexto en donde los productores de tomate se enfrentan a nuevos desafíos que giran en torno a la fitosanidad, como lo es la globalización, el calentamiento global o las nuevas exigencias comerciales de los supermercados y consumidores.

ACARIDOIL® y ECOTHRIN®, nuevas soluciones contra plagas

LIDA Plant Research formó parte del Encuentro Internacional Phytoma  como empresa patrocinadora, además de  presentar a todos los asistentes dos nuevos productos registrados contra esta plaga con la ponencia titulada “Nuevos insecticidas ecológicos para el control de la Tuta absoluta”, que expuso Guillermo Cegarra, Responsable de Desarrollo Estratégico de LIDA Plant Research.

LIDA Plant Research lanzó recientemente al mercado dos nuevos insecticidas, ECOTHRIN® y ACARIDOIL®, como soluciones contra diversas plagas con el objetivo de maximizar los rendimientos, sin generar problemas de residuos en la cosecha.

ACARIDOIL® es un producto de origen natural, tanto por la procedencia de su materia activa (ácidos oleicos procedentes de aceite de oliva), como por sus co-formulantes (aceite de oliva y otros aceites vegetales). “La clave de su eficacia y de sus propiedades es que es una sustancia con características de formulación oleosa, lo que mejora la persistencia y capacidad del recubrimiento del caldo de las hojas tratadas”, señaló Cegarra. ACARIDOIL® está autorizado para uso contra diversos ácaros e insectos, entre los que se encuentra la Tuta absoluta, en los más importantes cultivos hortícolas: tomate, pimiento, berenjena, cucurbitáceas, coles y coliflores, judías y guisantes, así como en cultivos ornamentales.

En cuanto a ECOTHRIN®, se trata de un insecticida ecológico procedente de extractos vegetales con una formulación única microencapsulada de alta concentración registrado para Tuta absoluta y otras plagas en los cultivos de tomate y berenjena. Este nuevo insecticida está formulado en base a aceite lo que le proporciona una mayor persistencia de efectos.

Las restricciones de los supermercados en España obligan a las empresas del sector a moderar el uso de fitosanitarios ya que existe una firme apuesta por la exigencia de productos de residuo cero. La alta resistencia de esta plaga en nuestros campos requiere de una estrategia ecológica para estos momentos críticos.