Una empresa de pedidos a domicilio pretende combatir la despoblación en zonas de grave riesgo demográfico como es la provincia de Soria, donde La Exclusiva abastece de productos y servicios a los vecinos del medio rural, fundamentalmente de la tercera edad.

Apodada como “la tienda de los pueblos sin tienda”, ha cambiado la vida de muchas personas mayores que ven en esta iniciativa de emprendimiento social su mejor aliado para vivir donde siempre han querido hacerlo.

Alimentación, tintorería, catering y jardinería… La compañía dispone de un amplio muestrario de servicios y productos que se encarga de llevar a las viviendas, sin coste añadido, todas las semanas.

La Exclusiva no compra, solo transporta, y con un porcentaje que aplica a sus proveedores paga a sus tres trabajadores y la gasolina de las furgonetas, que recorren todos los días una media de trescientos kilómetros.

Empezaron con el abastecimiento alimentario pero han ido sumando nuevos servicios (librería, jurídico, textil, zapatería,…)

La gerente de la Exclusiva, Victoria Tortosa, explica a Efe que esta iniciativa, pendiente de su expansión a muchas provincias de la España despoblada, surgió de la propia necesidad.

Su familia tenía seis tiendas en la comarca soriana del Campo de Gómara que funcionaron bien durante una docena de años, pero desde 2010 empezaron a acusar en las cuentas el grave problema de la despoblación, así como la falta de jóvenes y servicios en los pueblos.

En junio de 2013 cerraron sus tiendas pero muchos vecinos les siguieron llamando para que les llevase la compra, porque de lo contrario se tendrían que marchar de sus pueblos.

Y la demanda se convirtió en idea, después en estudio de campo casa por casa para conocer las necesidades de los potenciales clientes, y meses más tarde fraguó como un proyecto que, cinco años después, se ha transformado en una comunidad que, pase lo que pase, acude a la Exclusiva para encontrar una solución.

Empezaron con el abastecimiento alimentario pero han ido sumando en este tiempo servicios (librería, jurídico, textil, zapatería, ropa de casa y de cama y producto ecológico). Ahora están ultimando llevar ocio a los pueblos como clases de gimnasia, de yoga o música. “Pueden pedir de todo, excepto dinero y medicamentos”, señala Tortosa antes de defender cómo la vida en un pueblo “debe ser igual de barato o caro que en una ciudad”.

Los cinco años de trayectoria ha servido para dar seguridad y cambiar la vida de vecinos de muchos de los 518 pueblos de la provincia de Soria, especialmente los más pequeños, y conseguir que sea la única de España “donde no hay problemas de abastecimiento”.

En verano realizan seis rutas y cuatro en invierno. Los vecinos de los pueblos saben que tiene que llamar dos días antes para hacer el pedido y La Exclusiva ya presta servicio a 15.000 casas.

“Nos hemos dado cuenta que la alimentación no fija solo población. Hay muchas más cosas para una vida de calidad”, apunta.

resulta muchísimo más barato lo que realiza La Exclusiva para permitir asentar población que todo lo que haya hecho la Administración en cuarenta años

Se trata de crear una base para que el medio rural pueda crecer, cambiar y evolucionar, pero para eso hace falta internet ya, demanda Tortosa.

“No sé a qué espera la Administración. Es muy importante el agua, la luz y la comida, pero internet también. Se quejan mucho, tanto jóvenes como mayores y los emprendedores rurales lo tienen imposible sin una buena conexión”, lamenta.

Tortosa precisa que resulta muchísimo más barato lo que realiza La Exclusiva para permitir asentar población en el medio rural que todo lo que haya hecho la Administración en los últimos cuarenta años.

“Se han empeñado en llevar a la gente a las cabeceras de comarca, pero con 3.000 euros, que es lo que me costó a mí montar la empresa, les llevo a su domicilio todo lo que necesitan todas las semanas”, ha apuntado.

La Exclusiva se ha extendido ya a Burgos, con tres rutas, y su plan a cinco años tiene como objetivo abrir otras seis más en Cuenca, Guadalajara, León, Teruel, Segovia, Burgos y Valladolid.

“Hemos conseguido que personas que estaban en residencias de la tercera edad, vuelvan a sus casas, o que regrese gente que se había alquilado un piso en otro municipio más grande; confían en nosotros, somos uno más de su familia”, señala con una sonrisa de satisfacción.

(Texto: Juan Carlos Hervás / Efeagro. Fotos: La Exclusiva)

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here