La ausencia de lluvia y el descenso de agua embalsada sitúa al embalse de Beleña en situación de prealerta por sequía, lo que obliga a la toma de medidas protocolarias. La cantidad de agua embalsada en el pantano de Beleña se ha situado en 33,4 hectómetros cúbicos, lo que significa que se encuentra al 62,55 por ciento de su capacidad, han informado en nota de prensa desde la Mancomunidad de Aguas del Sorbe (MAS)

Estas cifras, según los umbrales definidos en el Plan Especial de Sequías de la Cuenca del Tajo, supone que desde el 20 de junio de 2017, Beleña se encuentra en nivel de prealerta por sequía, lo que conlleva una serie de actuaciones fijadas por el protocolo, entre ellas la puesta en marcha de una campaña informativa de concienciación y fomento del consumo responsable de agua dirigida a los ciudadanos.

Además de una medida de estímulo al ahorro, en estos días se procederá a la intensificación de la revisión de las tuberías

«Esta campaña fue activada ya la semana pasada», tal y como ha reconocido el presidente de la MAS, Javier Rodríguez Palacios, en la nota de prensa, «motivada por la llegada de la ola de calor y en previsión del aumento del consumo de agua debido al llenado de piscinas, al riego de jardines y a otros hábitos normales en esta época del año».

Además de esta medida de estímulo al ahorro, en estos días se procederá a la intensificación de la revisión de las tuberías, como establece el protocolo, para minimizar el riesgo de fugas, así como al envío de una carta a los Ayuntamientos para que esmeren sus controles de consumo y mantenimiento en las redes municipales, con el propósito de minimizar pérdidas, e informen de la situación a la población.

La próxima semana, los técnicos de la Mancomunidad asistirán a la Junta de Explotación de la Confederación Hidrográfica del Tajo, que se reunirá en sesión ordinaria, en la que informarán de la situación de los embalses y previsión de la campaña 2017.

A pesar de la importancia de la situación, que obliga a llevar a cabo acciones protocolarias y de concienciación ciudadana, el presidente de la MAS ha querido transmitir un mensaje de tranquilidad tanto a las empresas como a los particulares.

«El suministro de agua está garantizado», ha asegurado Rodríguez Palacios. «Junto a las medidas protocolarias de proximidad adoptadas, estamos acelerando la puesta en marcha de la conducción entre el embalse de Alcorlo y la Planta Potabilizadora de Mohernando (ETAP)», ha explicado.

Según ha señalado el presidente de la MAS, en estos momentos se están llevando a cabo las pruebas de llenado de las tuberías de dicha conducción «y por el momento el resultado está siendo positivo».

«Si no lloviese nada en los próximos tres meses, algo improbable porque septiembre suele dejar lluvias y tormentas localizadas en la sierra, hasta comienzos del mes de octubre no entraríamos en alerta y eso nos obligaría a intensificar los protocolos y derivar agua de Alcorlo. Para entonces estamos convencidos de que la conducción estaría disponible», ha concluido.