La Unión de Uniones de Agricultores y Ganaderos, de cara a las elecciones europeas que se celebrarán este domingo 26, pide a las fuerzas políticas que sean conscientes de los intereses de la agricultura familiar, un modelo que reclama una Política Agraria Común (PAC) dirigida a los profesionales, un refuerzo de la presencia de los productos agroalimentarios de la Unión Europea a través del etiquetado y una revisión de los acuerdos comerciales para luchar contra la competencia desleal.

Unión de Uniones, quien ya ha entregado un documento con propuestas a todos los europarlamentarios, quiere insistir en que la PAC, de cuya reforma se ocuparán los europarlamentarios que se elegirán el domingo, debe reservar los pagos directos para el agricultor genuino, es decir, los ingresos agrarios supongan al menos un 25% del total de su actividad económica.

La organización reclama que los estados puedan diferenciar los pagos para las explotaciones en zonas con limitaciones naturales. También pide respeto a la gobernanza del desarrollo rural, que es competencia de las comunidades autónomas en España sobre la base de su Constitución.

Hace falta una política comercial que preserve el modelo productivo europeo

Para reforzar la posición de los productores agrarios en la cadena alimentaria, es indispensable establecer y definir la posición de dominio – la organización propone un porcentaje del 8% de la cuota de mercado – y que se persigan y sancionen las prácticas abusivas, al igual que se prohíban las ventas a pérdidas.

Unión de Uniones reclama antes estas elecciones europeas universalizar el etiquetado de origen de los productos alimenticios. Esto permitiría ofrecer a los consumidores una información comprensible para que puedan apostar por un consumo responsable que ponga de relieve el modelo productivo y el trabajo de los agricultores y ganaderos europeos.

Por otra parte, lanza la propuesta de que la Unión Europea cree observatorios de precios y de costes de producción y promueva estudios sobre la cadena de valor de los productos agrarios.

Unión de Uniones pide una política comercial que preserve el modelo productivo europeo a través de tres principios: la preferencia comunitaria, la reciprocidad y la precaución. En primer lugar, en la lucha contra la caída de precios debido a la competencia desleal de productos de países terceros, la organización reclama a la Unión Europea que recupere el principio de preferencia comunitaria en las negociaciones comerciales con terceros países en materia agroalimentaria.

En segundo lugar, reclama la consolidación del principio de reciprocidad: los acuerdos deberían abarcar toda la cadena alimentaria e incluir el respeto a las normas técnicas europeas y la identificación geográfica. En este sentido, habría que universalizar el etiquetado de origen y habría que regular la obligación de informar a los consumidores del origen y de los procesos de producción de los países terceros y las materias activas no autorizadas empleadas en la UE.

En tercer lugar, Unión de Uniones señala que tras estas elecciones europeas la UE debe adoptar el principio de precaución en la política de tratados comerciales internacionales, de tal manera que antes de firmar ninguna cuente con el análisis de impacto sobre los sectores afectados y la disposición de instrumentos compensatorios cuando los acuerdos asuman impactos negativos por intereses más generales.

Se habla mucho de la PAC, como pudimos ver en el debate de TVE, y, desde luego, la PAC es importante, pero hay también muchos otros mecanismos que deben formalizarse para que mejore el funcionamiento del sector agrario que precisan más de voluntad política que de presupuestos”, concluyen desde Unión de Uniones.

(Fotos: Archivo)

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here