La Comisión Europea (CE) propuso este viernes suspender durante 2023 las normas de la PAC que exigen la rotación de cultivos y el mantenimiento de tierras en barbecho, con el objetivo de incrementar la producción de cereales en el club comunitario en un contexto marcado por la invasión rusa de Ucrania.

Gran parte de los Estados miembros había pedido suspender esas dos exigencias medioambientales durante la reunión de ministros de Agricultura de los Veintisiete celebrada el pasado lunes y el Ejecutivo comunitario anunció la iniciativa.

Según indicó la CE en un comunicado, el impacto de ambas derogaciones «dependerá de la elección que hagan los Estados miembros y los agricultores, pero maximizará la capacidad de producción de la UE para cereales destinados a los productos alimenticios».

«Se estima que volverá a poner en producción 1,5 millones de hectáreas con respecto a la situación de hoy. Cada tonelada de cereales producida en la UE contribuirá a aumentar la seguridad alimentaria en todo el mundo», aseveró la Comisión.

SE EXCLUYE LA SIEMBRA DE CULTIVOS QUE NORMALMENTE SE UTILIZAN PARA ALIMENTAR ANIMALES (MAÍZ Y SOJA) DE LA EXENCIÓN PROPUESTA

La propuesta del Ejecutivo comunitario se enviará ahora a los Estados miembros, antes de su adopción formal.

«El sistema alimentario global se enfrenta a fuertes riesgos e incertidumbres derivados, en particular, de la guerra en Ucrania, donde en un futuro próximo también pueden surgir problemas de seguridad alimentaria», advirtió Bruselas.

Resaltó que, dada la «importancia» de la rotación de cultivos y el mantenimiento de tierras en barbecho para «preservar el potencial de la tierra y mejorar la biodiversidad en las explotaciones como parte de la sostenibilidad a largo plazo del sector y para mantener el potencial de producción alimentaria, la derogación es temporal, limitada al año 2023 y restringida a lo estrictamente necesario para abordar las preocupaciones de seguridad alimentaria» derivadas de la guerra en Ucrania.

Así, se excluye la siembra de cultivos que normalmente se utilizan para alimentar animales (maíz y soja) de la exención propuesta ahora.

Bruselas destacó que su iniciativa es resultado de un «cuidadoso equilibrio entre la disponibilidad y la asequibilidad de los alimentos a nivel mundial, por un lado, y la protección de la biodiversidad y la calidad del suelo, por el otro».

«La Comisión sigue plenamente comprometida con el Pacto Verde Europeo. La propuesta prevé que los Estados miembros que hagan uso de las excepciones promuevan ecoesquemas y medidas agroambientales programadas en sus planes estratégicos de la PAC. La sostenibilidad a largo plazo de nuestro sistema alimentario es fundamental para la seguridad alimentaria», recalcó.

Pese a admitir la situación «extraordinaria» con respecto a la seguridad alimentaria, la CE insistió en que se debe continuar con la transición a un sector agrícola «resiliente y sostenible».

Las buenas condiciones agrícolas y medioambientales, que incluyen la rotación de cultivos y el mantenimiento de tierras en barbecho, son estándares de la UE que todos los agricultores que reciben pagos de la PAC deben respetar, salvo si se aprueban excepciones como las propuestas este viernes.