El sector del turismo rural prevé una «buena temporada» con la llegada del verano y el levantamiento del estado de alarma, siempre y cuando las autoridades indiquen normas claras, los propietarios aporten flexibilidad a las reservas y avance la campaña de vacunación contra el coronavirus.

El pasado 9 de mayo finalizó el estado de alarma seis meses después de que se estableciera, una puerta abierta a la movilidad entre regiones pero que no obligatoriamente implica una vuelta a la normalidad conocida en años anteriores a la pandemia.

Fuentes del sector de turismo rural consultadas por Efeagro coinciden en que esperan una llegada del verano 2021 con cifras similares a las registradas en el periodo estival del año anterior, con su oferta no masificada como gran atractivo, pero se muestran cautelosos, ya que no hay una recuperación asegurada mientras siga habiendo rebrotes de coronavirus,aunque confia en una buena temporada..

Además, todavía no se refleja en la cantidad de reservas, ya que el viajero nacional, del que depende principalmente el turismo rural, cada vez reserva más tarde, incluso con dos semanas de antelación, y los meses de verano no son los únicos de los que depende el sector.

Para que se pueda hablar de una buena temporada de verano, el presidente de la Asociación de Profesionales de Turismo Rural (Autural), Francisco Parra, hace hincapié en la importancia de la vacunación, unas normas claras para prevenir contagios y cuántas personas se pueden reunir y la flexibilidad de los propietarios de alojamientos en reservas y cancelaciones.

Si se cumplieran estos requisitos, alega, este año podría ser «el primero de la recuperación para el sector del turismo rural después de la pandemia», aunque no canta victoria hasta que la teoría se ponga en práctica.

Este año, como para muchos, ha sido difícil para el sector, con meses de inactividad y con una dependencia del viajero local que apostaba por esta oferta, como en Cataluña y Madrid, o que no siempre llegaba.

El Observatorio del turismo rural 2020 que elabora la plataforma de reservas EscapadaRural junto al CETT de la Universidad de Barcelona indicaba en octubre de 2020 que cerca del 46 % de los propietarios había tenido más demanda tras el confinamiento que antes de la pandemia.

Durante los meses de invierno, la situación no fue tan positiva, con un nivel medio de reservas que rondaba el 25 % en Navidad y el 43 % en Nochevieja, cuando en años anteriores se encontraba entre 20 y 30 puntos por encima.

Esta situación ha llevado a que, desde hace meses, haya alojamientos rurales que han cerrado sus puertas, ya sea de forma temporal o permanente, por lo que confia en que una buena temporada ayude a recuperar a este sector.

«EL TURISMO RURAL SE MUEVE EN EL MARCO DE LA ACTIVIDAD ECONÓMICA COMPLEMENTARIA Y ES ABSOLUTAMENTE IMPRESCINDIBLE EN EL MEDIO RURAL»

Ante esta situación, Parra lamenta la pérdida que suponen para el territorio, ya que «la Comunidad Autónoma que pierde alojamientos rurales está perdiendo activos turísticos y eso es perder mucho».

«El turismo rural se mueve una buena parte en el marco de la actividad económica complementaria y es absolutamente imprescindible en el medio rural», insiste.

Pese a todo, y en medio del escepticismo, espera que haya más flujo de viajeros entre las regiones y que «poco a poco», vaya normalizándose la «maquinaria pesada», con un viajero que confíe en la seguridad que pueden aportar los alojamientos.

Otra entidad que también ve como el comienzo de un cambio positivo este levantamiento de las restricciones es la plataforma EscapadaRural, que ya ha registrado que entre los días 3 y 12 de mayo hubo un 27% más de visitas en su página de reservas que las registradas en 2019.

La portavoz de la plataforma, Empar Baños, añade que el lunes 10 de mayo había un 30 % más de visitas que en el 3 de mayo (una semana anterior).

«Ahora tenemos agosto con un 36 % de previsión de ocupación en España, con Andalucía, Cataluña y Galicia a la cabeza, pero son cifras que se dan muy pronto», recalca Baños, quien ve posible unas cifras de reservas en verano similares a las de 2020 pero, aunque se augura una buena temporada recuerda que la pandemia no se ha acabado».

Han registrado también muchas visitas de usuarios nuevos, por lo que confían en que «les guste y se queden», para lograr un hueco mayor entre todas las opciones de turismo en España.

El fin del estado de alarma coincide con apenas unos días de diferencia con la feria internacional de turismo Fitur, que acogerá entre el 19 al 23 de mayo decenas de encuentros y actividades para profesionales del sector de todo el mundo.

Por una parte, Baños ve la feria como una buena señal pero se mantiene reticente, ya que «se acaba el estado de alarma pero no se acaba la pandemia», por lo que Fitur no asegura un impulso al sector del turismo rural.

Para el presidente de Autural, la llegada de la feria es algo «muy positivo», ya que servirá «para transmitir confianza a la actividad turística».

«Si no se hubiera hecho habría sido una tragedia. El hecho de que se haga quiere decir que se confía en que la actividad económica va a ir mejorando», resume.

(Fotos: escapadarural.com)