Está caro que 2020 no es un año normal. Del covid hasta la climatología, nada parece normal. La entrada por el norte peninsular de una masa de aire polar a finales de semana podría hacer que nieve de forma «testimonial» en los Pirineos el viernes o el sábado y traerá lluvias abundantes a esa la zona, así como una bajada brusca de temperaturas.

Calor y frío se alternarán en los últimos días de agosto, de manera que los termómetros pasarán de marcar de 5 a 10 grados más de lo habitual en la península o alcanzar los 40 en Canarias, a registrar a partir del viernes valores muy bajos que darán lugar a un ambiente frío en el norte peninsular.

Según ha informado la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet), el calor más sofocante en los próximos dos días lo tendrán en el archipiélago canario, donde la entrada de aire caliente africano provocará entre mañana miércoles y el viernes próximo temperaturas superiores a los 35 grados e incluso a los 40 grados en el interior de Lanzarote, Fuerteventura, Gran Canaria y posiblemente en algunos puntos de las islas occidentales.

Las mínimas en Canarias serán también muy elevadas hasta finales de semana, con más de 27 grados el en sur de Gran Canaria, y tampoco bajarán de los 30 o 32 grados por la noche en algunas zonas de esa isla.

La Aemet advierte de que el aire seco y cálido «dispara» el riesgo de incendios forestales en el archipélago, como el que en los últimos días ha venido afectando a la isla de La Palma.

También en la Península y en Baleares hará mucho calor desde hoy hasta el jueves y se registrarán temperaturas de 5 a 10 grados por encima de lo habitual en esta época del año en buena parte del centro y del sureste.

El cambio llegará entre el viernes y el sábado próximo, cuando las temperaturas bajarán bruscamente y traerán un ambiente incluso de frío al norte peninsular, donde es posible que el fin de semana llueva de manera abundante en el Cantábrico, nordeste y Cataluña e incluso, y según indica la Aemet, podrán aparecer «de forma testimonial» las primeras nevadas estivales por los Pirineos.