El Pleno de la Sala Segunda del Tribunal Supremo ha establecido que el furtivismo es un delito contra la protección de la fauna. La sentencia nº 570/2020, de fecha 03/11/2020, dictada por el Pleno jurisdiccional de la Sala de lo Penal del Tribunal Supremo, ha concluido que cazar especies cinegéticas en época de veda es un delito, no una infracción administrativa.

El supuesto de hecho analizado por el Tribunal Supremo en el recurso que ha dado lugar a esta sentencia, ha sido el de un cazador que,en época de vedas egún la normativa de la Comunidad Autónoma de Andalucía, había abatido un muflón y cuatro ciervos en un coto de caza situado en la provincia de Córdoba. El Tribunal considera que esta conducta tiene encaje en el delito previsto en el art. 335.1 del Código Penal, que tipifica la acción de cazar especies no protegidas de fauna, cuando esté expresamente prohibido por las normas específicas sobre su caza, como ocurre con la prohibición de cazar en tiempo de veda.

Para el Tribunal, la fijación de períodos de veda no responde a una distribución puramente convencional y caprichosa del tiempo de caza. Por el contrario, responde a razones de orden biológico para facilitar la reproducción de la especie. La veda está íntimamente conectada con la conservación de las especies y el aprovechamiento sostenible de la caza, preservando los ecosistemas de los que forman parte los animales objeto de estas actividades.

Con base en lo anterior, según señala Jordi Tirvió Portús, socio del área Penal de AGM Abogados, el Tribunal Supremo afirma que no todo incumplimiento de una prohibición administrativa de caza puede ser calificado como delito, ya que el delito del art. 335 no puede ser degradado a la condición de delito puramente formal de desobediencia a la normativa administrativa, pero el Tribunal considera que la caza de especies cinegéticas en tiempo de veda va mucho más allá de una simple vulneración formal de la normativa administrativa, pues lesiona o pone en peligro el bien jurídico de la biodiversidad y, en consecuencia, es merecedora de sanción penal.

Con esta sentencia sobre furtivismo, la Sala de lo Penal del Tribunal Supremo fija la doctrina jurisprudencial sobre esta materia -la caza de especies cinegéticas en período de veda-, que hasta la fecha había sido calificada mayoritariamente como una infracción administrativa y que, a partir de ahora, deberá ser calificada como delito, con las graves consecuencias que puede comportar para el autor de los hechos.