Hubo un tiempo, cuando Miguel Arias Cañete era ministro de Agricultura, que el sueño del Gobierno era que en España solo hubiera unas pocas cooperativas. La realidad ahora es que un total de 3.669 cooperativas agroalimentarias operaban en 2018 en España y contaban con más de un millón de socios y una facturación de 29.365 millones de euros, según la última radiografía del sector realizada por Cooperativas Agro-alimentarias.

El director general de Cooperativas, Agustín Herrero, ha presentado este lunes, en un seminario virtual organizado por la entidad, los resultados del Observatorio Español del Cooperativismo Agroalimentario Español de 2019, basados en las cifras recopiladas el año anterior. Las 3.669 cooperativas cuantificadas entonces se dividen entre 3.190 agroalimentarias y 479 de explotación comunitaria de la tierra.

En total, cuentan con 1,15 millones de socios, a los que se unen los más de 111.100 empleados que trabajan directamente en esas sociedades, un número que se incrementó el 22 % respecto a 2007 y el 5 % respecto a 2017, lo que muestra una «tendencia de empleo creciente, estable y de calidad», según Cooperativas.

Herrero ha destacado que las cooperativas agroalimentarias facturaron 29.365 millones de euros en 2018, cifra que llega a los 32.988 millones si se suman los negocios de otros sectores en los que también están involucradas.

ANDALUCÍA CONCENTRA EL 22% DEL TOTAL DE COOPERATIVAS Y EL 38% DE LA FACTURACIÓN, A LA QUE LE SIGUEN LA C.VALENCIANA, CLM, CATALUÑA, CYL Y EXTREMADURA

Dichas ventas aumentaron el 46% respecto a 2006, pero cayeron el 2,7 % en comparación con 2017, entre otros motivos por la caída del valor del aceite de oliva virgen, que tiene un peso «muy importante» en las cooperativas, ha afirmado el director general.

El 49 % de las cooperativas se dedica a los suministros; el 35 % al aceite de oliva; el 24 % a las frutas y hortalizas; el 23 % a servicios diversos; y el 21 % al vino, de acuerdo con esas cifras.

Andalucía concentra el 22 % del total de cooperativas y el 38 % de la facturación, a la que le siguen la Comunidad Valenciana, Castilla La Mancha, Cataluña, Castilla y León y Extremadura, sumando entre todas ellas el 78 % de las ventas.

El 20 % de las cooperativas (grandes y medianas) facturan el 80 % del total del cooperativismo, con tendencia a la integración en un mercado marcado por la fuerte competencia, ha asegurado Herrero.

Una tercera parte de las cooperativas exporta fuera de España, unas ventas que representan un tercio de su facturación total y que han crecido el 71 % desde 2011.

Un total de 362 cooperativas comercializan productos ecológicos valorados en casi 583 millones de euros, el 27 % de lo que mueve el sector ecológico en el país, según los datos del Observatorio, que refleja también que el 26 % de los socios de las cooperativas son mujeres, pero apenas suman el 7,4 % en los consejos rectores.

El subdirector general de Competitividad de la Cadena Alimentaria del Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación, Clemente Mata, ha señalado en el acto la necesidad de «contar con la información más adecuada en la toma de decisiones» y el «papel fundamental» de las cooperativas en la vertebración y el reparto del valor añadido en la cadena alimentaria.

El director de Innovación Agroalimentaria de Cajamar, Roberto García, ha instado a aumentar la dimensión de las empresas, aprovechar la digitalización e invertir más en investigación, desarrollo e innovación, puesto que el sector agroalimentario español solo dedica el 0,5 % de su valor añadido a esas áreas, frente a casi el 0,7 % de media en la Unión Europea.

Además, el experto de la Universidad Politécnica de Cartagena, Domingo García, ha remarcado la buena salud financiera que tenían las cooperativas españolas en los últimos años, un punto a favor para encarar la crisis causada por la covid-19.