ASAJA Murcia ha solicitado el fin de las bonificaciones en las tasas portuarias para los cítricos que procedan de fuera de la Unión Europea (UE). Los puertos españoles, como el de Cartagena, establecen una bonificación en el impuesto a las mercancías o buques que lleguen desde otros continentes para incentivar el tráfico y los servicios marítimos en sus instalaciones.

El año pasado, la Autoridad Portuaria de Cartagena estableció una reducción del 15% en esta tarifa para los buques que importen o exporten frutas y verduras. Sin embargo, en Valencia, donde operan un gran número de empresas agroalimentarias murcianas, este recorte llega hasta el 30%.

«En Europa hace falta un replanteamiento de las relaciones comerciales y de los controles a los productos que llegan de terceros países», explica Alfonso Gálvez, Secretario General de ASAJA Murcia, «hay que recuperar la preferencia comunitaria».

En el caso de los cítricos, dada la actual sobreproducción que sufre este cultivo en el Levante español, «hay stocks suficientes» para «cubrir la demanda», afirma el portavoz de esta organización agraria. La competencia «desleal» de países como Egipto, Sudamérica, Turquía o Marruecos está en continuo debate en Europa, con el sector agrícola murciano reclamando la implementación de aranceles a estos productos en los puertos nacionales y el fin de las bonificaciones a las tasas portuarias.

En el caso de Egipto, este país tiene además el agravante de la presencia del hongo Phyllosticta citricarpa, detectado en puertos de la Unión Europea el pasado mes de julio. Además, ya ha tenido en 2023 un total de 81 alertas sanitarias, mientras que en 2022 tuvo 42 y, específicamente en el caso de cítricos, en 2023 ha tenido 32 alertas, frente a las 17 que tuvo en 2022. Estos datos revelan la necesidad de extremar las precauciones para evitar la entrada de plagas que podrían tener consecuencias devastadoras para nuestras plantaciones.