La batalla por recuperar las ayudas al girasol y la colza como cultivos proteicos, que la Comisión Europea quiere eliminar, se puso en marcha esta semana en Bruselas, donde el secretario general de Asaja Castilla-La Mancha, José María Fresneda, se reunió con distintos eurodiputados españoles para abordar el tema.

El representante de los agricultores auguró un trabajo «largo y duro» para convencer al Ejecutivo comunitario de que esas ayudas a las oleaginosas siguen siendo necesarias, explicó en declaraciones a Efe.

«No podemos entender ni aceptar que se haya quitado la ayuda a los proteicos, el girasol y la colza», dijo Fresneda, e indicó que ASAJA ha trasladado a las instituciones europeas un documento con datos sobre la realidad de estos cultivos, que demuestra que el proteico «es fundamental».

La ayuda proteica a los cultivos del girasol ha sido eliminada de cara a la próxima PAC y desde Asaja se pide su recuperación por la importancia que tiene para la elaboración de piensos.

Entre el martes y el miércoles, Fresneda se entrevistó con el eurodiputado del PP Juan Ignacio Zoido, con las socialistas Clara Aguilera y Cristina Maestre, con la de Vox Mazaly Aguilar y con una consejera de la representación permanente de España ante la UE.

A pesar de ser de distintos partidos, todas las eurodiputadas respaldan la posición de la asociación de agricultores, dijo.

Fresneda, que también es presidente de Asaja Cuenca, explicó que en los encuentros que ha mantenido «nadie ha rechazado la posibilidad» de pedir el mantenimiento de esas ayudas y consideró que eso quiere decir que hay una puerta abierta.

En ese contexto, indicó que los productores españoles seguirán trabajando «para demostrar y justificar» que tienen razón.

Según Fresneda al tomar la decisión de apartar el girasol de las ayudas, Bruselas no ha tenido en cuenta «la crisis que generó la pandemia y mucho menos las repercusiones que la guerra está teniendo para obtener girasol», además de otros elementos, como la sequía o el aumento de los costes de producción.

«Cuando regrese a España explicaré a todas las provincias afectadas que queda un camino por recorrer», añadió.

LA CE CONSIDERA QUE LOS ALTOS PRECIOS ACTUALES YA SON SUFICIENTE INCENTIVO PARA MANTENER O AUMENTAR LA PRODUCCIÓN

El próximo 5 de octubre habrá una reunión en Madrid con las principales provincias productoras y también tienen prevista una nueva visita a Bruselas en el futuro.

En esta última ocasión los encuentros no incluyeron sin embargo ningún contacto con representantes de la Comisión Europea pero el representante de ASAJA en Bruselas, José María Castilla, tiene previstas varias reuniones a mediados de septiembre.

El pasado agosto el comisario europeo de Agricultura, Januz Wojciechowski, respondió a una pregunta escrita del eurodiputado Juan Ignacio Zoido precisando que Bruselas no ha retirado la ayuda a la producción de girasol y colza, pero que estos cultivos ya no se consideran proteaginosas.

En la respuesta, a la que tuvo acceso Efe, el comisario añade que la situación del mercado, con precios elevados por ejemplo del aceite de girasol, «ofrece un gran incentivo para aumentar o mantener la producción».

Asimismo, el comisario dijo que España «debería analizar, en el contexto de su Plan Estratégico de la PAC, si son necesarias subvenciones adicionales».