Este jueves 28 de octubre el Sindicato Labrador Gallego ha convocado a todo el sector lácteo gallego en Lugo para poner en común los problemas tan graves que están viviendo, y decidir entre todas las personas qué acciones se pueden llevar adelante. Esta encuentro, bajo el lema-denuncia «Ni PRECIOS ni PAC», tendrá lugar de 11 h a 14 h. en el Salón de Actos de la Casa Sindical de Lugo.

El sector lechero gallego lleva meses esperando y demandando medidas frente los dos graves problemas de fondo que se mantienen presentes como la más inmediata amenaza a su viabilidad: el bajo precio de la leche y los altos costes de producción.

Según datos de agosto, de las 11.687 personas productoras de leche que sobreviven en el Estado español, 6.540 son gallegos y gallegas (la siguiente comunidad autónoma es Asturias, con 1.476). Sin embargo, «no nos pagan la leche como en el resto del Estado ni se apunta una mejora en los próximos meses. A pesar de que algunas industrias anunciaran subidas, en la mayoría de los casos se hacen insuficientes. En otros, precisamente los que por volumen de recoja pesan en el Observatorio Lácteo y en los contratos que lo toman de referencia, no han pensado mover los precios», denuncia la organización agraria.

En enero de 2021 el precio medio estatal fueron 0,34 euros por litro. En la Galicia 0,33 €/ l. En agosto el precio medio estatal fueron 0,338 euros por litro. En la Galicia 0,327 €/ l. Y desde el SLG destacan que la mayoría inmensa de las granjas se sitúan en realidad por debajo de esas referencias.

LAS GRANAJS DE LECHE GALLEGAS PIERDEN 10 MILLONES DE EUROS CADA AÑO POR NO CUBRIR LOS COSTES DE RPODUCCIÓN

Esto, cuando los costes de producción medios fueron valorados, ya en el inicio de julio y por tanto antes de meses de subida constante, em 0,3565 €/ l por el Observatorio de la Cadena Alimentaria del Ministerio de Agricultura.

El alza generalizada de los costes de producción está también afectando directamente al sector lechero. Las granjas de leche gallegas pierden 10 millones de euros cada año por no cubrir costes de producción. Y se prevé que esta situación empeore significativamente a partir de enero del año 2022, cuando vuelva ser estipulado el precio de insumos que se negocian anualmente, como los cereales o, en algunos casos, la electricidad.

La gran distribución, por su parte -que sigue empleando la leche como producto reclamo vulnerando el acuerdo lácteo-, ya subió precios en los supermercados, y ahora comienza a hacer campaña intentando justificar un nuevo aumento de precios a las personas consumidoras argumentando que tienen que pagarle más a las personas que producen.

«El resultado del desprecio absoluto por el sector lácteo gallego mostrado tanto por las instituciones políticas cómo por las industrias lácteas y grandes superficies comerciales, se puede traducir a números: 317 granjas desaparecieron en la Galicia entre agosto del 2020 y agosto del 2021», lamentan desde el SLG.