La federación de exportadores y productores de frutas, hortalizas y plantas Fepex considera «positivo» la decisión del Gobierno británico de retrasar de enero a julio de 2022 la exigencia del certificado fitosanitario para los envíos comunitarios a Reino Unido decretado por la aplicación del Brexit y tras las alteraciones comerciales provocadas por el coronavirus y la amenaza real de desabastecimiento de alimentos.

Fuentes de esta organización han explicado que el nuevo retraso en la obligatoriedad de presentar un certificado fitosanitario hasta el próximo 1 de julio «contribuirá a reducir la carga administrativa» de los exportadores, que ya se incrementó desde enero de 2021 con la salida definitiva de Reino Unido de la Unión Europea (UE).

En un comunicado, han recordado que desde enero, los exportadores comunitarios hortofrutícolas deben presentar una declaración aduanera (DUA) y un certificado de conformidad con las normas de comercialización.

La decisión del aplazamiento para los controles y requisitos fitosanitarios afecta también a la entrada de producciones animales al mercado británico, que estaban previstos a partir del 1 de octubre de 2021.

Fepex ha indicado que esta decisión de retrasar la exigencia del certificado fitosanitario, según ha informado la Embajada de Reino Unido en España a las asociaciones de exportadores españolas, «obedece a la presión existente en las cadenas de suministro mundiales -particularmente en el sector agroalimentario- causada por numerosos factores, incluida la pandemia y el aumento de los costes de transporte mundial de mercancías».

Gran Bretaña ha experimentado problemas de suministro esporádicos aunque generalizados en los últimos meses, con estanterías de supermercados vacías, falta de pollo en cadenas de comida rápida y pubs sin poder ofrecer toda su carta de cervezas.

“La naturaleza asimétrica de los controles aduaneros impuestos a importaciones y exportaciones va a distorsionar el mercado: coloca a muchos productores del Reino Unido en una situación de desventaja respecto a sus competidores de la UE”, ha denunciado Ian Wright, director ejecutivo de la Federación de Alimentos y Bebidas del Reino Unido.