Las organizaciones agrarias AASAJACOAG, UPA, Unión de Uniones y Cooperativas Agroalimentarias España han valorado este miércoles la norma aprobada en el Consejo de Ministros, que permite retirar aceite de oliva del mercado cuando sea necesario, dejando claro que no hay una unanimidad sobre la medida y que se quiere conocer la letra pequeña.

El nuevo decreto del Gobierno, anunciado el martes 10, recoge la posibilidad de aplicar medidas para mejorar el funcionamiento de ese mercado, como la autorregulación de la oferta y la retirada temporal y obligatoria de producto ante situaciones de alto riesgo de desequilibrio, dadas las dificultades que han originado los bajos precios para los agricultores.

Cooperativas Agro-alimentarias ha destacado que el decreto, por el que se establecen las normas básicas para la aplicación del artículo 167 bis del reglamento comunitario de la Organización Común de Mercado (OMC), es «uno de los documentos legislativos más relevantes de los últimos años para el sector del aceite de oliva».

Una de las demandas «históricas» de las cooperativas ha sido precisamente la de «disponer de mecanismos de regulación de mercado de aplicación obligatoria para todos los operadores».

La organización ha recalcado a Efeagro que se debe posibilitar que, en las campañas excedentarias en las que la disponibilidad de producto en España supere ampliamente las necesidades del propio mercado y atendiendo en todo momento a la situación de cada campaña, se retire temporalmente un volumen suficiente de producto para que tenga el efecto deseado, que es el reequilibrio del mercado.

El gerente de Asaja Jaén, Luis Carlos Valero, ha calificado de «positivo» que se pueda obligar a retirar parte de la producción cuando sea excedentaria, «una medida eficaz» que servirá para guardar ese aceite para otro fin no alimentario o emplearlo en años deficitarios.

Si no se cumplen los aforos, este año sería un buen momento para que la medida comenzara a aplicarse y retirar aceite del mercado con el fin de sacar aceite del mercado y evitar que queden excedentes, como las 500.000 toneladas que hubo de más en España el año pasado, ha señalado a Efeagro.

Sin embargo, ha apuntado que todavía es pronto para conocer la producción final, puesto que «por la climatología se han retrasado más de un mes las faenas de recolección».

El responsable del aceite de COAG, Juan Luis Ávila, ha destacado que, con la aprobación de la norma, se ha conseguido una «reivindicación histórica que parecía imposible que se hiciera realidad después de mucho tiempo».

«DEBE CONVERTIRSE EN UNA HERRAMIENTA DE FUTURO PARA MEJORAR LA ESTABILIDAD DE LA RENTABILIDAD DE LOS OLIVAREROS»

No obstante, ha expresado algunas reservas a la espera de ver publicado el decreto en el Boletín Oficial del Estado (BOE), porque los borradores que COAG había recibido anteriormente del Gobierno «no reunían las características necesarias para que la herramienta funcione».

«Necesitamos una medida como esta que nos permita en años coyunturales, cuando tengamos mucha cosecha, retirar todo el monto de forma obligatoria y sacarlo cuando falte», ha insistido Ávila.

La organización UPA ha valorado en un comunicado el decreto de autorregulación del aceite, que «debe convertirse en una herramienta de futuro para mejorar la estabilidad de la rentabilidad de los olivareros».

Aunque faltan por conocer los últimos detalles de la norma, ha recordado que el sector lleva trabajando muchos años en el seno de la interprofesional del aceite de oliva y con el Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación (MAPA) para disponer de una herramienta de esas características.

En su defensa del olivar tradicional, UPA ha pedido que se puedan limitar los rendimientos de producción cuando sea necesario y «poner coto» a los de los olivares intensivos y superintensivos, pese a que el MAPA «ha optado finalmente por la solución de regular la cantidad que se retira, eliminando del texto definitivo» la posibilidad de restringir esos rendimientos.

Unión de Uniones de Agricultores y Ganaderos, ha mostrado su disconformidad respecto a la norma de regulación del sector de aceite de oliva tal y como se ha aprobado este martes por el Consejo de Ministros.

Unión de Uniones, que ya se había posicionado en contra en la fase de consulta pública, considera que los instrumentos que contempla no servirán para revertir la crisis de precios que vive el sector. La organización cree que imponer la retirada o el uso no alimentario de aceite sin contraprestación ninguna a los productores, no es garantía de mejora del mercado y, tal y como se plantea, perjudica sobre todo al olivar tradicional, extensivo y de menor rendimiento.

La organización critica que no hay antecedentes que avalen los efectos positivos de las medidas de regulación para retirar aceite del mercado aplicadas en el sector del aceite de oliva; todo lo contrario, ya que el almacenamiento privado realizado por la Comisión a principios de 2020, costó cerca de 30 millones € y no logró evitar que los precios descendieran un 9% y las importaciones aumentasen un 164%.

«El Ministerio podrá obligar a retirar del mercado o enviar al uso no alimentario una parte de la producción» señalan desde la organización. «Este sacrificio impuesto a los productores lo pueden arruinar las importaciones, la especulación y el fraude, porque ya ha ocurrido en el pasado», añaden.

La organización también recuerda el informe que realizó la CNMC en octubre, criticando la falta de concreción para desencadenar los instrumentos contemplados en el Real Decreto. Sobre esto, la institución pedía que se definiesen con mayor detalle las situaciones en las que se debía intervenir el mercado para no afectar a la libre competencia, además de solicitar que se evaluasen sus resultados posteriormente, reservas en las que coincidía con Unión de Uniones.