El consejero de Agricultura, Pesca y Desarrollo Rural, Rodrigo Sánchez Haro, ha apuntado hoy a Asia como «una puerta abierta» a la ampliación de los mercados de los frutos rojos o berries más allá de la Unión Europea (UE), después del aumento del valor de las exportaciones en el último año, y ante el temor del efecto del Brexit en sus exportaciones.

Así lo ha subrayado durante su intervención en el coloquio del Foro Joly en Huelva, donde ha abordado los retos y oportunidades del sector de los frutos rojos, en el que, además de en el desafío de la «máxima internacionalización», ha incidido en la urgencia de hacer frente a la reordenación de los recursos hídricos.

Sánchez Haro ha destacado la incipiente exportación de fresas y arándanos a China, que alcanzó el pasado año un valor de 1,2 millones de euros frente a la media de apenas 83.000 euros de los cuatro ejercicios precedentes, como una oportunidad de ir más lejos y complementar así mercados «próximos y consolidados» como los de Reino Unido, Alemania y Francia.

El Reino Unido  copa el 30% de las exportaciones y ante el miedo al Brexit se buscan nuevos mercados

Estos tres últimos absorben, según ha detallado, el 70 por ciento de unas ventas al exterior que han superado en la última campaña (entre septiembre y abril) los 770 millones de euros, un 18 por ciento más que en el mismo periodo del curso anterior.

En el caso concreto del Reino Unido, que copa el 30% de las exportaciones de frutos rojos, el consejero ha lanzado un mensaje de tranquilidad ante la incertidumbre del «brexit», al tratarse de unas «relaciones comerciales muy fidelizadas que se verán reforzadas con acciones de promoción».

Sin embargo, a juicio del titular de Agricultura, Pesca y Desarrollo Rural, «ese futuro pasa necesariamente por un aprovechamiento sostenible y solidario de los recursos hídricos».

Ha recordado que la Junta de Andalucía exige al Gobierno central «que habilite la transferencia de esos 15 hectómetros cúbicos reservados en la demarcación del Tinto-Odiel-Piedras hasta la cuenca del Guadalquivir».

Rodrigo Sánchez Haro ha aludido también a aciertos como la creciente tendencia a la diversificación, con un progresivo aumento de la superficie destinada a la frambuesa, el arándano o la mora, y la apuesta por la innovación, una «vía fundamental para aumentar la competitividad».