El sector dedicado a la ganadería del toro bravo ha perdido más de 150 millones de euros como consecuencia de la pandemia de la covid-19, que llevó a la cancelación de los festejos taurinos, al cierre del canal Horeca (donde suele degustarse su carne) y al cese del turismo, provocando uno de los momentos más duros para el sector en su historia.

Un centenar de ganaderos de distintos puntos de España, Portugal y Francia asistieron a las reuniones informativas convocadas por la Unión de Criadores de Toros de Lidia a lo largo de la semana pasada en Sevilla, Badajoz, Salamanca y Madrid.

Unos encuentros donde participaron los directivos de la Entidad, encabezados por el presidente, Antonio Bañuelos, acompañados por el equipo técnico de UCTL. Además, y con motivo de explicar el seguimiento de la defensa política del bravo en Unión Europea, se contó con la intervención online del director del lobby HBA Partner Gerardo Arroyo, contratado por UCTL.

Este ciclo tenía por objeto en primer lugar atender y escuchar las preocupaciones compartidas por todos los ganaderos de bravo en uno de los momentos más duros para el sector en su historia, que estima unas pérdidas que superan los 150 millones de euros, y ha contado con la colaboración de las empresas Humeco -productos veterinarios, el laboratorio Fatro Ibérica, y Alltech.

La Junta Directiva de la Institución quiso acercarse al sector de la ganadería del toro bravo para informar personalmente sobre las gestiones realizadas con las distintas administraciones – europea, central y autonómicas-, la situación en la que se encuentra el debate de la PAC en Bruselas, la descompensación de las cifras del mercado entre la oferta y demanda ganadera de bravo, etc… Asimismo, se aprovechó la ocasión para adelantar los nuevos proyectos y líneas de actuación en los que UCTL está trabajando.