El sector citrícola español ha acusado a Sudáfrica de «mentir» sobre el riesgo fitosanitario en sus exportaciones a la Unión Europea (UE) para evitar la obligatoriedad de hacer un tratamiento de frío eficaz para evitar la presencia de la falsa polilla en sus envíos.

Cooperativas Agro-alimentarias, el Comité de Gestión de Cítricos, UPA, AVA-Asaja, Fepac-Asaja, Asaja Alicante, La Unió de Llauradors i Ramaders y CCPV-COAG han suscrito un comunicado en el piden al Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación que insista a la Comisión Europea para que exija dicho tratamiento en las importaciones de terceros países susceptibles de hospedar la plaga.

Las organizaciones del sector citrícola español consideran «absolutamente falsas» las declaraciones del enviado de la Asociación de Productores de Cítricos de Sudáfrica a la UE, Deon Joubert, en las que afirma que la plaga de la falsa polilla -aún no presente en la producción europea-, «sólo afecta a las naranjas Navels y Valencia, no a las mandarinas ni a los pomelos».

SI SE ESTABLECE UN 0,5% DE MARGEN DE ERROR, SUPONDRÍA QUE «ENTRE ENERO Y JUNIO DE ESTE AÑO HAN ENTRADO A LA UE 1.000 TONELADAS DE CARGAMENTOS CONTAMINADOS”

De acuerdo al sector español, en el plan de contingencia de esta plaga -en el Programa Nacional para la Aplicación de la Normativa Fitosanitaria del Ministerio– se incluyen especies de mandarinas y sus híbridos y de pomelos como hospedantes de la falsa polilla.

Ademas, según sus datos, se ha detectado esta plaga en cargamentos de mandarinas y pomelos originarios de Sudáfrica durante las inspecciones efectuadas en puertos de entrada europeos en los últimos años.

El sector calcula que, si Deon Joubert establece un 0,5 % de margen de error, eso supondría que «entre enero y junio de este año han entrado a la UE cerca de 1.000 toneladas de cargamentos contaminados procedentes de Sudáfrica, 2.750 toneladas desde el principio de la campaña».

A su juicio son inaceptables porque «a las exportaciones europeas no se nos permite ese margen de error del 0,5 %. Además, se habla de cifras de detecciones, con lo que las cantidades reales pueden ser todavía mayores».

«Tenemos el precedente de la mancha negra, otra plaga de cuarentena que Sudáfrica aseguró que no podía aclimatarse a la citricultura mediterránea y que desde el año pasado se ha detectado en miles de hectáreas citrícolas de Túnez», han recordado desde el sector español.

Los firmantes del comunicado han acusado a la «Comisión Europea y a otras organizaciones vinculadas a la citricultura comunitaria de ser cómplices del lobby sudafricano y de sus artimañas para eludir unos controles fitosanitarios que garanticen la máxima sanidad vegetal de los cítricos foráneos y minimicen la amenaza que entraña la entrada de estas nuevas plagas».

En su opinión, el procedimiento actual -los exportadores deciden cuándo dejan de enviar mercancía a la UE por darse un riesgo fitosanitario- es «inaceptable» y defienden que la Administración comunitaria es quien debe determinar «cómo, cuándo y bajo qué criterios se cierra su frontera para evitar la entrada de cítricos potencialmente contaminados».