La campaña andaluza de la castaña, que se concentra en la sierra de Aracena (Huelva) y el Valle del Genal (Málaga), se ha dado por concluida con una producción de unos 4 millones de kilos, una cifra que lleva al sector castañero andaluz a calificarla como «la peor que se recuerda en muchos años» como consecuencia del cambio climático.

El responsable del sector de la Castaña de COAG-Andalucía, Francisco Boza, ha explicado a Efe que este año en las zonas castañeras la campaña ha sido «muy mala» debido a las «altas temperaturas de otoño, que viene siendo una tónica en los últimos años», reduciéndose la producción en ambas en un 50 por ciento de media respecto a 2018.

«aún quedando aún el 30% de la cosecha en el árbol se tuvo que dejar de recolectar porque los precios no eran mínimamente rentables»

En la zona malagueña, ha remarcado, las abundantes lluvias de la primera quincena de septiembre -que en principio se preveían buenas para el fruto-, estuvieron seguidas de altas temperaturas que se dieron en la segunda y el mes de octubre, «esto propició que la castaña pilonga -que supone el 80 % de la producción total- se cociera en erizo aún en el árbol y que la mayoría, en torno al 30 por ciento, cogiera una enfermedad de hongo».

Este hecho, ha apuntado, «no se puede detectar en fábrica, por lo que la campaña ha llegado al consumidor y ha sido un desastre, hasta el punto de que quedando aún el 30 % de la cosecha en el árbol se tuvo que dejar de recolectar porque los precios no eran mínimamente rentables y costaba incluso trabajo poder venderla».

Además, en el caso de la castaña temprana, que no ha sufrido la plaga de hongos, sí que se ha visto afectada por la avispilla, que ya merma la producción en torno a un 50 %.

De esta forma, en esta zona la producción se ha podido quedar en torno a los 2,5 millones de kilos, frente a los 5 del año pasado; «el precio en almacén ha podido rondas en almacén el euro por kilo de media, y eso no se veía desde hacía más de 10 años en los que se ha superado el 1,50 euros», ha señalado.

En la provincia de Huelva la campaña del sector castañero andaluz, que se desarrolla un mes después respecto a Málaga, también se ha visto influida por las condiciones climáticas: «las calores y la ausencia de lluvias durante septiembre y octubre, cuando la castaña tiene que engordar, ha mermado la producción a niveles que no se conocen desde hace muchos años, que no llega al 50 % de la media, situándose en 1,5 millones de kilos».

Boza ha indicado que también se ha producido en esta zona «un ataque bastante intenso de lo que son los insectos de la campaña, lo cual ha mermado también en parte la calidad».

«Los precios para el sector castañero andaluz, sin embargo, han estado mejores que en la zona malagueña, debido a la poca producción, rondando en almacén en 1,30 euros/kilo», ha señalado.

Por último, ha incidido en que estos datos tienen como causa directa «la incidencia del cambio climático»; «en cada zona influye de una manera pero, en definitiva, supone una importante merma; los otoños ya no son lo que eran, son muy cálidos y calientes y para la castaña andaluza es terrible».