La Asociación Valenciana de Agricultores (AVA-ASAJA) y LA UNIÓ de Llauradors i Ramaders convocan una gran tractorada-concentración del sector arrocero valenciano el próximo martes 30 de marzo en Valencia para reclamar a las distintas administraciones un paquete de medidas de apoyo y estabilidad necesarias para garantizar su viabilidad, en especial porque la que pueden peder al aplicarse la nueva PAC conlleva medidas que pueden disminuir las ayudas directas a las explotaciones arroceras de la Comunitat

Cientos de tractores partirán desde las localidades productoras de arroz, empezando por Cullera y Sueca, entrarán por la Pista de Silla a la ciudad de Valencia, donde rodearán la Ciudad Administrativa Nou d’Octubre –sede de la Conselleria de Agricultura– y finalizarán el recorrido con una concentración de maquinaria y agricultores frente a la Delegación del Gobierno.

Las dos principales organizaciones agrarias valencianas unen sus fuerzas para denunciar que las administraciones no están otorgando al sector arrocero el papel fundamental que ejerce desde el punto de vista económico, social y medioambiental, especialmente en la preservación de parques naturales protegidos como La Albufera y el Marjal Pego-Oliva.

El último mazazo que ha recibido el colectivo es la propuesta del Ministerio de Agricultura al aplicarse la nueva PAC correspondiente al periodo 2023/2027, porque las medidas que plantea pueden disminuir las ayudas directas a las explotaciones arroceras de la Comunitat a unos niveles que, en la mayoría de casos, no permitirían la supervivencia del cultivo. Las entidades convocantes solicitan la puesta en marcha de medidas compensatorias para el cultivo del arroz a la hora de aplicar la convergencia a partir de 2023.

El sector también rechaza el diseño de los eco-esquemas en España puesto que no se adecúan a la realidad del cultivo del arroz en la Comunitat Valenciana. De acuerdo al análisis consensuado por ambas asociaciones, implican restricciones irrealizables y sobrecostes económicos difícilmente asumibles al ir más allá de la condicionalidad reforzada.

En referencia al cultivo del arroz en La Albufera, el colectivo pide tanto a la Generalitat como al Ayuntamiento de Valencia una mayor apuesta por el dragado de la Albufera y las acequias, por el buen mantenimiento de las motas, así como una gestión de los niveles de las aguas que resulte compatible con el cultivo del arroz. Asimismo, exige un sistema de gestión de la paja del arroz estable en el tiempo y viable para los arroceros.