Las organizaciones agrarias (ASAJACOAG y UPA) han pedido que se reactive el observatorio de precios de la cadena alimentaria, para evitar la especulación en el estado de alarma actual, y una mayor movilidad de los jornaleros dentro de España para asegurar la mano de obra necesaria.

Los principales responsables de estas organizaciones se han reunido telemáticamente este lunes 20 con el ministro de Agricultura, Pesca y Alimentación, Luis Planas, para abordar la situación del sector agroalimentario, especialmente en este contexto de crisis sanitaria generado por la pandemia del coronavirus.

El presidente de Asaja, Pedro Barato, ha pedido que los servicios públicos de empleo sean «mucho más ágiles» a la hora de gestionar la mano de obra necesaria para las labores del campo.

Ha «insistido» en la necesidad de ampliar, «con todas las prevenciones», los permisos de movilidad nacional de los jornaleros para asegurar cubrir esos puestos de trabajo.

También ha instado al ministro a poner en marcha el observatorio de precios de la cadena alimentaria para que «no haya abuso en los precios» de los diferentes eslabones en las condiciones actuales; que la UE adopte programas de mercado «urgentes» y que las ayudas del Gobierno al ovino y al caprino se dirijan a los productores.

Abogan por favorecer la presencia de productos españoles en los lineales de la distribución

El secretario general de COAG, Miguel Blanco, ha señalado que Planas se ha comprometido a facilitar ese «empleo temporal» para los jornaleros para realizar las campañas agrícolas y a defender ante la Comisión Europea las medidas de mercado necesarias para ayudar a los sectores «afectados gravemente» por la COVID-19.

Han abordado la pertinencia de favorecer la presencia de productos españoles en los lineales de la distribución y reactivar ese observatorio de la cadena que, a juicio de Blanco, serviría para «luchar contra la especulación» en los precios.

Para COAG, también es prioritaria la «defensa» de un presupuesto «reforzado» para la próxima PAC ya que «está demostrado» que la agricultura es un sector «estratégico».

Para el secretario general de UPA, Lorenzo Ramos, es necesario que los cambios aprobados en la Ley de la cadena alimentaria se cumplan a «rajatabla» porque cree que hay operadores que «están aprovechando esta situación» para bajar precios.

Al igual que indican otras organizaciones agrarias, cree que la pandemia «tiene que servir» para «hacer saber» que el sector primario «es necesario» y reclama también un refuerzo de la PAC por parte de las instituciones comunitarias.

Finalmente, Ramos ha mostrado el compromiso de su organización para cubrir la mano de obra deficitaria en las próximas campañas agrícolas y para ello, al igual que han hecho otras organizaciones, han creado una bolsa de trabajo.