Desde finales de abril, los mercados europeos ya empiezan a abastecerse de las primeras sandías continentales de la temporada. Esto es posible gracias a su cultivo en los invernaderos solares del Sur de Europa, donde esta fruta cuenta con las condiciones naturales y óptimas para su crecimiento y donde se respeta el ritmo adecuado para su maduración.

“La protección ofrecida a través de la cubierta plástica de los invernaderos y el microclima que se genera en el interior de los mismos gracias, únicamente, a la incidencia de los rayos del sol, hace posible que podamos disfrutar de estas frutas sin tener que esperar hasta el verano y con el máximo sabor y dulzor que demandan este tipo de productos”, apunta Francisco Góngora, presidente de Hortiespaña. Además, en los invernaderos solares de España se utiliza el control biológico para controlar las plagas, lo que garantiza la obtención de productos más sanos, sabrosos y respetuosos con el medio ambiente.

La temporada de recolección de esta fruta se inicia a finales de abril y su producción se mantiene hasta inicios del mes de julio. Durante este periodo, las sandías producidas en los invernaderos solares del sudeste europeo en España copan los mercados continentales y 8 de cada 10 sandías cultivadas viajan al extranjero, siendo sus principales destinos Alemania, Francia y Reino Unido. Para la presente temporada se espera alcanzar una producción de 500.000 toneladas.

Pese a que se han identificado más de 750 variedades de sandía, tan solo medio centenar se encuentran entre las más consumidas. No obstante, todas presentan un denominador común: el dulzor de su pulpa. Entre las variedades más consumidas en España destacan la sandía negra (con y sin pepitas), la rayada (con y sin pepitas) y la sandía mini. La sandía sin pepitas responde a una demanda creciente en el mercado por obtener frutas que resulten más cómodas de comer, lo mismo ocurre con las sandías minis, cuyo tamaño reducido es idóneo para hogares unipersonales o con pocos miembros y es más fácil para conservarla en la nevera.