Si las previsiones de cosecha de aceite de oliva son malas en España, en el resto de Europa las previsiones son todavía peores. Los expertos del COPA apuntan a un 35% menos de producción de aceituna que el año pasado. Ante estos datos, desde la UPA se cree que los precios se mantendrán en niveles altos en todo el continente ante la escasa cosecha, que no alcanzará las 1,5 millones de toneladas en toda Europa.

Las malas previsiones para la campaña 2022-2023 de aceituna para elaborar aceite de oliva mantendrán la fortaleza de los precios en los próximos meses. Es el vaticinio que ha realizado la Unión de Pequeños Agricultores y Ganaderos (UPA) tras conocer las cifras difundidas por el COPA-Cogeca.

LAS MALAS PREVISIONES EN LA ACEITUNA DE MESA TAMBIÉN AFECTAN AL RESTO DE PAÍSES

Los expertos europeos creen que España producirá un 46% menos que la pasada campaña, convirtiéndonos en el país que peor evoluciona en toda la Unión. Otros países como Portugal, Italia y Francia también reducirán sus producciones de aceituna, aunque en menor medida que España. Solo Grecia mejorará su producción un 29% respecto al año pasado.

La sequía y el calor extremo están detrás de estas malas previsiones en todo el continente. “Vemos que el cambio climático deja sus efectos en un sector y un producto tan básico en toda el área mediterránea como es el aceite de oliva”, ha explicado el vicesecretario general de UPA Cristóbal Cano. “Lo previsible es el que el panorama de precios se mantenga en los altos niveles actuales”, ha señalado.

De igual forma, la aceituna de mesa no tendrá un comportamiento mejor que la destinada a elaborar aceite. La producción en España caerá un 35%, en Portugal, entre un 25 y 50%, en Italia, un 25% y en el caso de Francia las previsiones apuntan a un 42% menos de producción de aceituna de mesa en todo el continente.