La eurodiputada de Podemos Idoia Villanueva ha registrado una pregunta a la Comisión Europea sobre la seguridad del recrecimiento del pantano de Yesa para la población que vive en la cuenca del Río Aragón. En su escrito, Villanueva pide que la Comisión aplique el principio de prudencia, se pronuncie sobre la seguridad de las obras y sobre si el recrecimiento es viable o no, tras las nuevas evidencias sobre el desplazamiento de la ladera derecha del pantano de Yesa.

La propia Confederación Hidrográfica del Ebro (CHE) ha admitido recientemente que la finalización de las obras de ampliación de este polémico embalse, que vienen desarrollándose desde hace más de dos décadas, va a verse retrasadas hasta el 30 de noviembre de 2027. La CHE justifica este retraso en los deslizamientos que se han producido en la ladera derecha de la presa. En este sentido, desde Podemos piden que si el recrecimiento es inviable, se comience a trabajar en las alternativas.

Para Villanueva, «no se puede permitir que prevalezcan intereses particulares por encima de la seguridad de las personas que viven y habitan en el curso del embalse de Yesa y del Río Aragón. Durante mucho tiempo se han negado u ocultado informes que señalaban la posible inestabilidad de las laderas. Es necesario garantizar la transparencia y la seguridad de los habitantes de Navarra y de «.

Por ello, en su pregunta, Villanueva recuerda a la Comisión Europea la necesidad de tomar en cuenta las Directivas 2007/60/CE y 2000/60/CE del Parlamento Europeo y señala cómo varios estudios tras el publicado por el Gobierno de Navarra (GEOCONSULT), como el del Ayuntamiento de Sangüesa (INGEOTYC), del Colegio de Ingenieros, Canales y Puertos y hasta las imágenes por satélite del programa europeo Copernicus, han confirmado que las laderas de Yesa se mueven y deterioran.

Debido a esta situación, no puede garantizarse su estabilidad en el futuro, sobre todo en el caso de que se produzcan terremotos o episodios de lluvias intensas, algo que cada vez será más frecuente dado el impacto de la crisis climática. El peligro para la población de la zona hace pensar en potenciales consecuencias catastróficas, como ha sucedido recientemente en Libia.

Esta no es la primera vez que Podemos alza la voz para denunciar los peligros para la seguridad del proyecto de recrecimiento del embalse de Yesa, que ha modificado sustancialmente el proyecto inicial, adjudicado en 2001. Veintidós años después, y con la oposición de la población afectada, las obras continúan mientras se mantienen los problemas de seguridad, los deslizamientos.

(Fotos: AraInfo, Coagret y Naiz)