Unión de Uniones de Agricultores y Ganaderos, que ha defendido en infinitas ocasiones la figura del agricultor profesional en la PAC, se movilizará en un par de semanas en una protesta por su tratamiento en la reforma de la PAC y para exigir que las ayudas vayan a los profesionales del campo. Asimismo, aprovechará esta movilización para reclamar que se cumpla la ley de cadena alimentaria y volver a insistir en que debe haber elecciones nacionales para potenciar la democracia en el campo.

La organización agraria cree que el Ministerio de Agricultura y las Comunidades Autónomas aún tiene la oportunidad de poder encauzar una PAC justa para los agricultores y ganaderos, para quienes de verdad mantienen el medio rural e instan a Planas y a los consejeros y consejeras a tenerlo en el centro de la política en todos los debates que quedan por delante.

«Nos hemos tirado casi tres años haciendo diagnósticos y estudios acerca de cuál sería el mejor plan estratégico, el que más convenía al sector, a su competitividad, sostenibilidad y resiliencia…», explican desde Unión de Uniones. «De esos trabajos se concluía que el Plan debería orientarse hacia el agricultor profesional, pero ahora, en dos meses de reuniones con las CCAA, en un intercambio de cromos lamentable, se cambia el rumbo y se vuelve a alejar la PAC de aquellos cuyas rentas dependen fundamentalmente de la agricultura y la ganadería.», critican.

Unión de Uniones se muestra tajante ante esta situación y afirma que, de aprobarse la definición que hoy por hoy está sobre la mesa, la PAC se alejaría definitivamente de quien vive fundamentalmente de esta actividad, como es el agricultor profesional.

LEY DE LA CADENA ALIMENTARIA Y REPRESENTATIVIDAD

Asimismo, en esta concentración, Unión de Uniones también quiere expresar su indignación por una Ley de Cadena Alimentaria que no funciona, una continua estafa para los productores por parte de los grandes operadores, ante la que se sienten totalmente desamparados.

La organización señala que la Ley de la Cadena, desde que entró en vigor hace casi 7 años, ha sido incapaz de frenar los abusos contra los productores y contra los consumidores con una brecha de precios entre producción y consumo cada vez más alta.

«La reforma del 2020 es papel mojado porque los agricultores y ganaderos seguimos vendiendo por debajo de lo que nos cuesta producir y, además, nos sentimos extorsionados al tener que firmar, porque no nos queda otra, en un contrato que sí nos compensan esos costes, cuando es falso», señalan.

Igualmente, la organización cree que la revisión de la ley corre el riesgo de ser un fiasco, dado que lleva desde mayo de 2020 dando vueltas por el Congreso y las dos medidas más importantes, la definición de la posición de dominio y la reventa a pérdidas, podrían quedarse fuera del texto, a pesar de conocerse ya de sobra la gran concentración que existe entre operadores, fuente principal de los desequilibrios de la cadena.

En este sentido, además, Unión de Uniones apunta a que esto pasa mientras que a los agricultores y ganaderos profesionales no se les permite elegir libre y democráticamente a sus representantes en las mesas.

«El ministro Planas, con el pláceme entusiasta de las otras organizaciones que gozan injustificadamente de una interlocución mediática y económicamente privilegiada, ni quiere cumplir la actual Ley de representatividad, ni ha cumplido sus anuncios de presentar una nueva. Y también ha hecho caso omiso a la petición del Congreso de haberla entregado en sede parlamentaria antes del 30 de junio», denuncian. «En resumidas cuentas, el ministro está deliberadamente hurtándonos a los agricultores y ganaderos profesionales nuestro derecho, reconocido por la ley, para decidir quién se sienta a negociar en nuestro nombre», concluyen.

Unión de Uniones, junto con sus organizaciones territoriales, tiene previsto congregar a centenares de agricultores y ganaderos y reclamará esto frente al Ministerio de Agricultura el próximo día 15 de septiembre, fecha que coincide también con el Día Mundial de la Democracia.