El Grupo Operativo de la Asociación Europea para la Innovación en materia de agricultura productiva y sostenible Aedex Innovación pretende, con su Proyecto Internovagro, ayudar a conseguir una agricultura sostenible y respetuosa con su entorno, tanto social como natural. Es por ello que los objetivos pretendidos van encaminados a demostrar cómo con el uso de las nuevas tecnologías y concienciando a los agricultores y a la industria agroalimentaria, mediante el conocimiento de datos empíricos, se puede producir sin provocar repercusiones negativas en el entorno y sin mermar la producción de las explotaciones.

Desde el inicio del proyecto se ha hecho hincapié en los tres pilares fundamentales que afectan a la sostenibilidad ambiental: la mejora en el uso de los recursos hídricos, de fertilizantes y la aplicación de fitosanitarios.

Desde el inicio de la campaña se han controlado todas las actividades. Desde el estudio inicial del terreno, tanto topográficamente como con análisis de suelos, lo que ha permitido la optimización de las instalaciones de riego hasta la aplicación adecuada y selectiva de fertilizantes. Se han controlado y regulado las aportaciones hídricas y en consecuencia las de fertilización (fertirriego), aportando a las plantas lo que necesitaban, de forma localizada y no generalizada. El uso de las nuevas tecnologías ha permitido trabajar a nivel de individuo (planta), es decir, de forma precisa conociendo el estado de dicho individuo en cuadrantes de +-15cm2. Esta precisión es lo que ha permitido realizar aportes localizados según las necesidades individuales.

Cómo consecuencia directa de realizar aportaciones de acuerdo a las necesidades reales de las plantas y el control de precisión, apenas se han producido apariciones de plagas o enfermedades, siendo en los muy puntuales casos que se presentaron, detectadas hasta con 17 días de antelación a, que la planta mostrara signos de debilitamiento. Esta detección precoz ha permitido la aplicación de una mínima cantidad de producto muy inferior a la que se hubiera producido siguiendo los métodos tradicionales.

Esta agricultura de precisión ha permitido una reducción drástica en las aportaciones hídricas, de fertilización y sobre todo de fitosanitarios, permitiendo además que ninguna cosecha de las fincas participantes en el proyecto haya sufrido mermas, sino todo lo contrario, se han conseguido importantes incrementos de producción.

Durante el desarrollo del Proyecto se han aplicado técnicas de teledetección de alta precisión, sistemas de movilidad (Smartphones) para agricultores e ingenieros de campo, los cuales han podido conocer de forma precisa la situación de las cosechas, así como interactuar los ingenieros de campo con los agricultores y viceversa, indicando en el sistema las labores realizadas, la toma de datos en campo, así como disponer de un sistema cartográfico con información geolocalizada de cada una de sus fincas con la situación o incidencias que pudieran surgir. Todo ello en su Smartphone de uso particular 24/24h. Además de estos sistemas, se ha aplicado tecnología GIS, BIG DATA e IA para poder analizar y explotar toda la información obtenida.

El Proyecto Internovagro no solamente ha visto cumplidos sus objetivos a nivel agronómico, sino que ha permitido demostrar al sector agrícola, en especial a los agricultores, que las nuevas tecnologías son eficientes, que son rentables y sobre todo permiten abrir mercado a otros sectores o ámbitos de trabajo afectados como consecuencia de este proyecto: empresas tecnológicas de desarrollo de software, sensorización terrestre y aérea, medios aéreos, etc.

El uso de tecnologías eficientes, conjuntamente a la labor agronómica de los ingenieros de campo y al esfuerzo y la voluntad de los agricultores, concienciados de que es posible otro tipo de agricultura, más moderna, para que el Proyecto Internovagro culmine con su objetivo final: la certificación de las buenas prácticas llevadas a cabo en las explotaciones participantes. Esta certificación permitirá y demostrará que estos profesionales del campo son capaces de producir de acuerdo a los estándares demandados en los mercados internacionales, lo cual les abre nuevas posibilidades de comercialización en dichos mercados.

El éxito del Proyecto Internovagro ha sido posible gracias al esfuerzo de las empresas participantes en el Grupo Operativo, así como a la cofinanciación conseguida mediante las ayudas recogidas en el Decreto 140/2017 de la Junta de Extremadura con aportación de fondos Feader, de la propia Junta de Extremadura y del Ministerio. Todo ello sin olvidar la indispensable colaboración de los agricultores participantes en el Proyecto, sin los que no hubiera sido posible el desarrollo del mismo.