El Comité de Gestión para la Organización Común de Mercados Agrarios ha aprobado dos propuestas legislativas para flexibilizar la medida de promoción del Programa de Apoyo al Sector Vitivinícola España (Pasve) con el objetivo de contrarrestar el impacto de los aranceles impuestos por EE.UU.

En un comunicado, el Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación (MAPA) ha explicado que esta medida “forma parte de las peticiones hechas por España, en posición común con Francia”, y que permitirá “ampliar del 50% al 60% la financiación de la UE” a los programas de promoción del vino durante doce meses desde su entrada en vigor.

El Departamento ha detallado que con esta medida en el programa de apoyo al vino, además, se podrá modificar el destino de estos programas de promoción, así como prorrogar la duración de los aprobados para terceros países.

Ha recordado que desde el pasado 18 de octubre, EE.UU. aplica aranceles sobre el valor a las importaciones de vino procedentes de España, Francia, Alemania y Reino Unido (Consorcio Airbus).

El ministro de este Departamento, Luis Planas, solicitó a la Unión Europea medidas para “contrarrestar el impacto negativo de estos aranceles adicionales tanto en el sector del vino como en los demás sectores agroalimentarios afectados, que alcanza los 764 millones de euros”.

Estos aranceles son “completamente ajenos al sector agroalimentario”, sobre el que ha recaído la imposición de una arancel adicional del 25% ad valorem para sectores como el vino, el aceite de oliva, aceituna de mesa, queso, carne de porcino, cítricos y transformados de frutas.

El MAPA pide otros mecanismos de la OCM Agrarios si fuera necesario e incluso recurrir a herramientas al margen de la PAC

En el caso del vino, los aranceles solo afectan a las exportaciones de caldos tranquilos envasados, de menos de dos litros y de graduación no superior al 14 % en volumen, por lo que el impacto es más significativo en denominaciones de origen protegidas (DOP) e indicaciones geográficas protegidas (IGP), de mayor calidad y valor añadido.

Según el MAPA, Estados Unidos es el tercer destino de las exportaciones españolas de vino en valor, “con una media de 283 millones de euros en el periodo 2014-2018”, y los vinos “afectados por las medidas de retorsión, representan el 62,46 % del volumen exportado y el 69,26 % de su valor”.

Las medidas de flexibilización aprobadas por el Comité en este programa de apoyo también posibilitan cambios en los programas de promoción “cuando sea necesario durante el año financiero”, y en el destino, así como su la ampliación a más de cinco años, han añadido desde el MAPA.

El Gobierno, no obstante, ha solicitado a la Comisión Europea, según recoge el comunicado, que realice un seguimiento detallado de los mercados de los productos afectados para poner en marcha otros mecanismos de la OCM Agrarios si fuera necesario e incluso recurrir a herramientas al margen de la PAC.

España, con más de 950.000 hectáreas de superficie plantada, es el país con mayor superficie de viñedo a nivel mundial con el 13 % del total y representa el 30 % dentro de la UE: en producción ocupa el tercer lugar en el mercado internacional, tras Francia e Italia.

Desde el MAPA, han informado de que actualmente se está aplicando el PASVE 2019-2023 que cuenta con un presupuesto total de 210,3 millones de euros para promoción de vino en terceros países, reestructuración y reconversión de viñedos (incluida la replantación por motivos sanitarios y fitosanitarios), inversiones y destilación.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here