Es un problema que se hace patente casi cada año sin que nunca se le encuentre solución. Unión de Extremadura denuncia que con más de 104.000 parados en Extremadura, se está quedando fruta sin recolectar por falta de mano de obra Según el Servicio Público de Empleo Estatal (SEPE) dependiente del Ministerio de Trabajo y Economía Social, referidos al mes de mayo, en Extremadura tenemos 104.146 parados de los cuales 10.520 de ellos corresponden al sector agrario.

Esta cifra, tan elevada de parados contrasta con la escasez de mano de obra que cada campaña se encuentran a la hora de las recolecciones principalmente de la fruta, la vendimia y la recolección de la aceituna.

Según los datos aportados por este organismo tenemos por ejemplo, 1.057 parados en el sector agrario en Badajoz o 417 en Don Benito o 235 parados enteste sector en Navalmoral de la Mata.

¿CÓMO ES POSIBLE TENER, POR EJEMPLO, 417 PARADOS EN DON BENITO Y NO ENCONTRAR MANOS DE OBRA PARA RECOLECTAR LA FRUTA DE HUESO EN ESTE MUNICIPIO?

La organización agraria asegura que «lexcusa de los salarios bajos ya no se puede esgrimir ya que los mismos se han revalorizado más de un 26% en los tres últimos años, y aun así no hay trabajadores para cubrir la demanda de los agricultores y ganaderos extremeños. Como dato curiosos, por tener parados, tenemos un total de 988 parados extranjeros en la región en el sector agrario».

 Mientras no se cubren los puestos de trabajo por la falta de mano de obra, los datos del SEPE con respecto a las prestaciones por desempleo son las siguientes:

  • Beneficiarios Prestaciones totales por desempleo en Extremadura….. 77.547.
  • Beneficiarios del subsidio de desempleo en la región……………….. 32.013.
  • Beneficiarios del Subsidio agrario en la región……………………… 12.256.
  • Beneficiarios de la Renta Agraria en la Región……………………… 963.

La Unión Extremadura vuelve un año más a denunciar que «no es posible tener estas cifras de paro y que estemos dejando fruta sin recolectar por falta de mano de obra, que sigamos gastando presupuestos en ayudas por desempleo en plenas campañas de recolección, que cuando realmente no hay trabajo, las compensaciones por desempleo sean de un importe escasísimo y que en definitiva con esta política de trabajo estemos fomentando el fraude y la picaresca».

Igualmente, destaca que «mentras esto sucede, los inspectores de trabajo persiguiendo a los agricultores que intentan recolectar la fruta “como sea posible” en vez de perseguir las actitudes fraudulentas de los que reciben prestaciones por desempleo cuando este realmente no existe».