El precio medio de la leche de vaca percibido por los ganaderos asturianos se situó en septiembre en 49,70 céntimos por litro, lo que supone una subida mensual del 6,4% y del 40,8% respecto al mismo mes del año pasado.

Es el valor más alto de la serie histórica iniciada en 1994 por la Sociedad Asturiana de Estudios Económicos e Industriales (Sadei).

El anterior máximo histórico, de 47,27 euros, se había registrado en diciembre de 2007.

En un contexto de escalada inflacionista, el precio medio de la leche de vaca percibido por los ganaderos asturianos se había situado ya en agosto en 46,60 céntimos por litro, y tras una nueva subida mensual del 6,4 por ciento, se estableció en septiembre en 49,70 céntimos por litro, un nuevo máximo de la serie histórica elaborada por Sadei.

Durante al pasado año, el precio medio de la leche de vaca percibido por los ganaderos asturianos alcanzó los 35,91 céntimos el litro, lo que supuso una subida del 2,5 por ciento respecto a 2020 y el valor medio anual más alto desde 2014.

Con ello, Asturias encadenó cinco ejercicios consecutivos con el precio de la leche al alza. El precio medio máximo anual en la serie histórica se alcanzó en 2008, con 39,14 céntimos el litro.

Pese a esta cifra record de 49,70 céntimos por litro, cabe destacar que en Galicia industrias como Entrepinares anunciaba en octubre a sus proveedores una “subida” que deja el “precio base” de la leche en origen en 0,57 euros, según señalaba la asociación Agromuralla, que agrupa a lecheros de Lugo y A Coruña, que confirmaba se está produciendo una subida «exponencial» del precio de la leche en origen.

Este cambio de tendencia viene motivado, en gran medida por la bajada de la producción, que viene motivada por el aumento de los costos de alimentación animal, lo que ha incrementado el sacrificio de animales para poder mantener a los animales que dan más leche, y en los últimos meses también se está dejando notar el efecto de la sequía, hasta el punto de que en junio en España las entregas de leche bajaron un 2,7%.