El pleno del Parlamento Europeo respaldó este miércoles que se refuerce la protección de los agricultores europeos antes de dar luz verde a la extensión por un año más, desde el 6 de junio próximo, a la suspensión de los aranceles a las exportaciones de Ucrania.

Con 347 votos a favor, 117 en contra y 99 abstenciones, los eurodiputados reclamaron la modificación de la propuesta de la Comisión Europea de suspender los derechos de importación y las cuotas sobre las exportaciones agrícolas ucranianas a la UE durante un año más, del 6 de junio de 2024 al 5 de junio de 2025.

Los eurodiputados remitieron el informe a la Comisión de Comercio Internacional para iniciar negociaciones con el Consejo.

Esa comisión había dado luz verde a la prorroga propuesta por Bruselas en su votación del pasado 7 de marzo, y que incluía medidas de salvaguarda, después de que el último año los agricultores de países cercanos a Ucrania, como Polonia o Hungría, protestaran por el aumento de las importaciones agrícolas de Kiev a sus territorios nacionales, contra las que no podían competir.

Parte de esas importaciones se estaba quedando en los mercados polaco y húngaro, entre otros, a precios considerablemente más baratos que los que podían ofrecer los productores locales, en vez de llegar a otros Estados miembros de la UE o a países terceros.

Así, los agricultores de los países próximos a Ucrania se quejaban de la competencia desleal que esos productos suponían.

La legislación respaldada por los eurodiputados en la Comisión de Comercio Internacional permite a la Comisión tomar una acción rápida e imponer cualquier medida necesaria si hay perturbaciones significativas en el mercado de la UE o en los mercados de uno o más países de la Unión Europea por las importaciones ucranianas.

EN ESPAÑA, EL 75% DEL TRIGO Y EL 33% DEL MAÍZ QUE EXPORTA A UCRANIA VIENE A NUESTRO PAÍS HUNDIENDO LOS PRECIOS NACIONALES

Asimismo, se planteaba un freno de emergencia para productos agrícolas considerados particularmente sensibles, como el pollo, los huevos y el azúcar, de manera que si las importaciones de esos productos superan los volúmenes medios de 2022 y 2023, los aranceles se volverán a imponer.

Los eurodiputados modificaron la propuesta de la Comisión para incluir productos más sensibles y una fecha de referencia más amplia para calcular los volúmenes medios.

Las medidas de liberalización están condicionadas además al respeto de Ucrania por los principios democráticos, los derechos humanos, el Estado de derecho y sus continuos esfuerzos para combatir la corrupción y el crimen organizado.

Cabe recordar que, en España, la Alianza UPA-COAG ha denunciado que el 75% del trigo y el 33% del maíz que exporta Ucrania viene directamente a España hundiendo los precios del grano nacional, por lo que reclama actuaciones urgentes por parte de las administraciones españolas para que todo cereal que esté llegando a nuestros puertos cumpla con la normativa nacional