Corren mejores tiempos para el sector del olivar. Almazaras Federadas de España ha emitido un comunicado para mostrar su satisfacción por el cambio de criterio en los pagos de la aceituna que, según detalla la federación, «ha permitido que los agricultores incrementen un 45% sus ingresos por la venta de aceituna».

De esta forma, aseguran que esta subida «responde a la voluntad del Ministerio por mantener un modelo de pago que beneficia al agricultor», y que es fruto de la negociación abierta hace meses entre el propio departamento que dirige Luis Planas y Almazaras Federadas.

En dicha negociación, se decidió que los agricultores podrían liquidar sus productos en las fechas que estimasen más convenientes, y no en el periodo cerrado de los 30 días posteriores a la fecha de la entrega del producto, como así exigía la AICA. Una vez elegida la fecha de liquidación por el agricultor, se iniciaría el cómputo del plazo de los 30 días de pago que marca la ley.

CON EL ANTERIOR SISTEMA SE HUBIERA DEJADO DE PERCIBIR ENTRE 40 Y 141 MILLONES

En cifras, según la federación, en noviembre se entregaron a almazaras industriales 671.643 tn de aceituna; en diciembre 950.374 tn y en enero 501.157 tn. Ante esto, «si el agricultor hubiera liquidado su aceituna según el criterio de la AICA, hubiera dejado de ingresar, porcentualmente, algo más de un 45%, 28% y 21% en cada uno de estos meses», detallan.

Almazaras federadas sostiene que los resultados reflejan las ventajas del cambio de criterio. «Si se hubiera liquidado el producto con las anteriores condiciones, es decir, a 30 días desde la entrega de la aceituna, los agricultores que entregaron aceituna en los meses de noviembre, diciembre y enero hubieran dejado de percibir por la venta de su mercancía una cuantía global de 141.045.000 euros, 95.038.000 y 40.092.000 euros respectivamente».

La secretaria general de Almazaras Federadas de España, Macarena Sánchez del Águila, ha afirmado que «afortunadamente, el tiempo nos ha dado la razón y se ha comprobado que nuestras reivindicaciones eran tan justas como necesarias para la supervivencia del sector», como lo demuestra el incrementar un 45% sus ingresos por la venta de aceituna

Al mismo tiempo, ha reivindicado una solución definitiva a una situación que «solo busca el mayor beneficio para el agricultor». «No podemos seguir acudiendo a los juzgado s a resolver un problema que no existe», ha insistido.