El mercado de proximidad da un nuevo paso, esta vez en Guipuzkoa, donde se ha puesto en marcha el proyecto Baserritik zuretzat, zentzuzko merkataritza (De la granja para ti, un intercambio sensato), que nace con la intención de dar respuesta a una necesidad agravada por la pandemia del Covid19 y del trabajo conjunto de pequeños productores de comida y bebida y pequeños establecimientos, gracias a la colaboración entre el sindicato EHNE de Gipuzkoa, los baserritarras. los carniceros y la Asociación de carniceros Ederto.

El proyecto gestionará la oferta unificada de productos locales que a día de hoy nadie gestiona, es decir, que en estos pequeños comercios especializados han tenido problemas para encontrar productos autóctonos por la escasez de comercializadores con una oferta variada y unificada de productos autóctonos. Pero con este proyecto queremos dar respuesta a esa demanda.

La iniciativa ‘Baserritik Zuretzat, Zentzuzko Merkataritza’ pretende ser el primer paso para convertirse en un referente. Pretende convertir los pequeños comercios y puntos de venta en los principales puntos de venta de productos de productores locales. Quieren garantizar el futuro de ambos agentes afrontando los principales retos actuales y satisfaciendo las aspiraciones del mercado. Más allá de la prueba piloto, la iniciativa pretende extender en el futuro el tejido de productores y vendedores a toda Gipuzkoa.

El objetivo del proyecto es que todos los elementos que forman la cadena seamos beneficiarios: baserritarra, vendedores y comprador. «Las personas que formamos parte de la citada red de pequeños baserritarras y comerciantes, mediante la colaboración, queremos impulsar una iniciativa que refuerce lo social, respetuoso con el medio ambiente, lo innovador y el tejido socioeconómico de la zona», aseguran.

Asimismo, garantizan que todos los productos que llevan el sello ‘Baserritik zuretzat, zentzuzko merkataritza’ son producidos en caseríos de Gipuzkoa. El consumidor encontrará productos frescos y transformados en las tiendas de los comerciantes que participan en este proyecto: verduras, productos lácteos, bebidas, conservas de comida…

Además de todo ello, el objetivo es garantizar la red de pequeños comerciantes de los pueblos, así como promover el futuro y la viabilidad económica de los baserritarras guipuzcoanos, «ya que así tendremos la oportunidad de mantener un espacio rural sano para las próximas generaciones».