La Red Española de Desarrollo Rural (REDR) ha reclamado que la lucha contra la despoblación y la dinamización del medio rural debe ser una «prioridad estratégica» y que se potencien estos destinos como «palancas de cambio» del sector turístico de España.

Estas son algunas de las conclusiones que la red ha elaborado tras las jornadas «30 años de Leader«, celebradas la semana pasada en Somiedo y que reunieron a más de dos centenares de grupos de acción local y redes territoriales.

La Red Española de Desarrollo Rural, que exige respuestas «estratégicas y estructuradas para un medio rural con una visión más a largo plazo», aboga por que comience a exponerse los pueblos «como lugares de oportunidades ante la sobreexplotación y contaminación urbanas». Y una buena propuesta creen que sería potenciar los pueblos como «palanca de cambio» del sector turístico de España.

Asimismo, asegura que «hasta que el criterio para la dotación de un servicio no deje de ser el número de habitantes, el medio rural nunca superará la brecha de servicios actuales» al tiempo que reclama que se garantice «el bienestar social, más allá de los criterios geográficos o demográficos».

La red plantea que se lleve a cabo la descentralización de servicios y de las administraciones públicas hacia las zonas rurales, de manera que todas las comunidades cuenten con representaciones en sus territorios.

En este sentido, propone que las empresas agroalimentarias, energéticas, de construcción o textiles, entre otras, «deberán comprometerse a descentralizar un mínimo de sus recursos humanos a aquellas zonas donde adquieren su producto».

La red sostiene que la lucha contra la despoblación y la dinamización de los territorios rurales debe constituir «una prioridad estratégica y transversal», para lo que será esencial garantizar un «diálogo permanente» entre el Gobierno de España, las administraciones regionales y los grupos de acción local.

Además de aumentar las opciones formativas profesionales en entornos rurales dirigidas a las potencialidades y oportunidades que ofrece el territorio, pide que se ponga en valor su patrimonio cultural, natural y social.

Por otro lado, solicita la «coordinación de esfuerzos y recursos» de las administraciones para evitar que se generen duplicidades burocráticas y se eviten las trabas administrativas.