COAG Castilla y León ha exigido a la Consejería de Medio Ambiente que autorice urgentemente el control de los ejemplares conflictivos de lobo que en los últimos días están aumentando su ensañamiento con las ganaderías de ovino de la comarca zamorana de Sayago. de hecho, yen solo dos meses ya ha habido 90 reses muertas al norte del Duero.

Desde que Teresa Ribera, ministra de Transición Ecológica, incluyó al lobo en el LESPRE, listado de especies protegidas, el depredador campa a sus anchas, ha aumentado su voracidad y está machacando a los ganaderos sayagueses. El hartazgo entre ellos está alcanzando tan altos niveles de crispación, que es de imperiosa necesidad que se desbloqueen las medidas legales necesarias para eliminar estos elementos, que se han cebado con las ganaderías.

Sólo han transcurrido dos meses desde que es efectiva la prohibición de la caza del lobo al norte del Duero y ya hay balances tenebrosos. Solo en las últimas semanas se han producido cerca de 10 ataques con 90 reses muertas, 62 abortos y 38 animales heridos en las localidades zamoranas de Revellinos, Sayago (Gáname y Torrefrades), Cubo de la Tierra del Vino y Palacios del Arzobispo. Y ¿qué se puede esperar de la evolución de los ataques según vaya pasando el tiempo y la población de lobos crezca sin control?

COAG Castilla y León encarece además al Ministerio de Transición Ecológica y Reto Demográfico (MITECO) a que, en tanto no se reestablezca el consenso para aprobar la nueva Estrategia estatal, se anule la Orden TED/980/2021 de 20 de septiembre, por la que se modifica el Anexo del Real Decreto 139/2011, de 4 de febrero, para el desarrollo del Listado de Especies Silvestres en Régimen de Protección Especial y del Catálogo Español de Especies Amenazadas.

La “Estrategia estatal para la convivencia de las actividades en el medio rural con el lobo y su conservación”, pendiente aún de aprobación y con dificultades para que ésta se produzca en breve, establece que se podrán aplicar medidas de extracción y captura de ejemplares que cuenten con una autorización administrativa que se conceda por la autoridad competente de la Comunidad Autónoma, siempre que no exista otra solución satisfactoria y se justifique con el mejor conocimiento disponible que la medida de extracción y captura de ejemplares no afecta negativamente al estado de conservación favorable de la especie, o se justifique la existencia de perjuicios importantes para el ganado en las explotaciones afectadas, atendiendo a posibles daños recurrentes o significativos. Es decir, justo lo que está pasando en Sayago.

Sin embargo, en tanto que la Estrategia no está aprobada, «si están en vigor los desajustes y perjuicios que la publicación de la Orden TED/980/2021 está provocando, como las dificultades para el control de ejemplares conflictivos, la prohibición del control cinegético de las poblaciones de lobo al norte del Duero o la invalidación de los mecanismos de indemnización en dicha zona. Por todo ello parece que lo más razonable es anular dicha Orden en tanto se consensua una nueva Estrategia», asegura la organización agraria tras estas 90 reses muertas al norte del Duero.

Es importante tener en cuenta que frente a lo que algunas asociaciones animalistas suelen afirmar, que los daños se producen porque los ganaderos “dejan solo al ganado en el monte y sin protección”, los últimos ataques se han producido con el ganado cerrado y en granjas muy próximas, sino dentro, de cascos urbanos.

(Fotos: Archivo)