Tras la polémica sobre la ganaderíay la postura defendida por el ministro Alberto Garzón, ahora es el lobo el que entra no en el debate político, sino en la campaña electoral de Castilla y León. Por eso, el ministro de Agricultura, Pesca y Alimentación, Luis Planas, ha rechazado este miércoles en el Congreso de los Diputados la confrontación política en el debate sobre el impacto de los ataques del lobo a la ganadería.

«De esta forma no se solucionan los problemas enfrentando un problema tan complejo como este», ha respondido Planas en la sesión de control a una pregunta de la portavoz de Agricultura del grupo parlamentario popular, Milagros Marcos.

La diputada del Partido Popular le había preguntado por el balance del impacto de la inclusión del lobo en el Listado de Especies Silvestres en Régimen de Protección Especial (Lespre) sobre el sector ganadero y el reto demográfico en Castilla y León.

El ministro ha puesto en duda que en esa comunidad autónoma se haya acelerado la despoblación «por el lobo y no por el gobierno del PP» en los últimos treinta años.

PLANAS HA RECONOCIDO QUE EL DAÑO MATERIAL CAUSADO POR LOS ATAQUES DEL LOBO «NO CUBRE EL DAÑO PSICOLÓGICO»

Se ha mostrado «al lado de las inquietudes de todos los ganaderos» y ha citado algunas de las iniciativas puestas a su disposición, como los seguros agrarios, las medidas de protección del Fondo Europeo de Desarrollo Rural (Feader) o las ayudas a la ganadería extensiva contempladas en la nueva Política Agraria Común (PAC).

Asimismo, Planas ha reconocido que el daño material causado por los ataques del lobo «no cubre el daño psicológico» y ha dicho compartir la preocupación de los ganaderos ante una «coexistencia complicada».

El titular de Agricultura ha reivindicado el Plan Estratégico de la PAC, «escrito colectivamente por el Gobierno y las comunidades autónomas», y la reforma de la ley de la cadena alimentaria para que los productores perciban precios dignos, una norma que no fue apoyada por el PP y Vox en su trámite parlamentario.

«¿Quién protegerá a los agricultores y ganaderos de tanto depredador en este Gobierno?», ha preguntado en su turno de palabra Marcos, que ha subrayado que los ganaderos se están manifestando «todos los días» mientras trabajan y garantizan el empleo y la alimentación.

La diputada popular ha asegurado que, al norte del río Duero, la caza controlada permite que haya más lobos y 40 veces menos ataques a la ganadería que en el sur, al tiempo que ha acusado al Ejecutivo de abandonar al sector, que está «harto de batallitas ecológicas urbanitas».

En definitiva un rifi rafe sin conclsiones porque todos pensaban más en la campaña electoral de Castilla y León que en dar soluciones.